Sábado, 20.01.2018 - 18:07 h

Gobierno vasco conmina a la empresa Glefaran a concretar las medidas correctoras de sus emisiones en el plazo de 10 días

La viceconsejería de Medio Ambiente ha dirigido este lunes a la empresa Global Efficiency Aranguren SL (Glefaran) un nuevo requerimiento para que profundice en las medidas que va a aplicar para corregir las emisiones de cenizas y polvo causadas por su actividad y concrete los plazos para su puesta en marcha efectiva. En dicho requerimiento se le advierte de que, si las actuaciones no resultan satisfactorias, se adoptarán las decisiones oportunas, pudiéndose llegar a la suspensión de la actividad.

Así se lo ha comunicado la viceconsejera de Medio Ambiente, Elena Moreno, a los alcaldes de Güeñes y Zalla en la reunión que han mantenido esta tarde en la sede del Gobierno vasco. En la reunión ha estado presente el director de Administración Ambiental, Ivan Pedreira.

Según ha informado el Gobierno vasco, Elena Moreno ha puesto en conocimiento de los alcaldes de las localidades donde se ubica la empresa los resultados de las campañas de control de emisiones desarrolladas por la Viceconsejería tras las denuncias de los ayuntamientos contra Glefaran, propietaria de la antigua papelera de Pastguren, con autorización para a la producción de pellets con biomasa natural, aunque actualmente utiliza ésta para la cogeneración de energía.

Las inspecciones han concluido que las concentraciones de partículas sólidas y gases emitidos (monóxido de carbono y óxidos de nitrógeno) se encuentran por debajo de los valores límite contemplados en la normativa vigente y fijados en la autorización ambiental integrada. Sin embargo, se ha comprobado que la actividad de la caldera de combustión de biomasa genera un nivel de ruido excesivo y da lugar a emisiones de cenizas y polvo en suspensión que deben ser corregido. En estos momentos se está desarrollando una campaña específica de control de cenizas y caracterización de su naturaleza.

La viceconsejera ha comunicado también a los alcaldes que, tras revisar el informe de actuaciones que se le pidió a la empresa en la reunión mantenida con sus responsables el pasado día 18, el departamento le ha solicitado la implantación urgente de un sistema de medición continua en la chimenea de la caldera de biomasa y la mejora de operaciones y procesos. Este requerimiento tiene un plazo de diez días para su respuesta y la planificación de su puesta en marcha.

Además, les ha trasladado que su departamento está actuando con "rigor y diligencia" para cumplir con la legislación, proteger la salud de las personas y el estado del medio ambiente, e intentar buscar una solución al problema.

En este sentido, se ha ofrecido a trabajar con la "máxima colaboración y transparencia" con los ayuntamientos de la zona y las partes afectadas. Se ha establecido ya un contacto con la plataforma ciudadana Güeñes Bizia, con cuyos componentes se reunirá Elena Moreno y su equipo para explicarles de primera mano lo actuado hasta ahora.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios