Sábado, 24.08.2019 - 05:58 h

Evo Morales desde la frontera boliviano-chilena: el Silala es un manantial

El presidente de Bolivia, Evo Morales, aseguró, desde la frontera boliviano-chilena, que el Silala es un manantial y no un río internacional como asegura Santiago, tras una inspección in situ donde dijo haber evidenciado que las aguas fueron canalizadas artificialmente.

"Venimos a ver nuevamente el agua en esta región del Silala, para demostrar, mediante los medios de comunicación, al mundo entero que no es un río internacional, sino aguas que salen de los bofedales (...) son manantiales", afirmó ante medios locales y extranjeros que lo acompañaron en el recorrido.

Las aguas del Silala -que según el gobierno surten gratuitamente unos 180 litros por segundo a empresas chilenas como Chuquicamata, la mina de cobre a tajo abierto más grande del mundo- se han convertido en un nuevo punto de controversia, pues La Paz anunció que llevará a Santiago a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

En la CIJ, donde Bolivia tramita otra demanda contra Chile, para lograr una salida soberana al mar, que perdió en una guerra a fines del Siglo XIX, se gestionará la restitución de derechos sobre el Silala, aunque el gobierno de Michelle Bachelet dijo que la objetará.

"Chile va a contrademandar a Bolivia para resguardar sus derechos", anunció el lunes Bachelet, confirmando una postura adelantada por el canciller Heraldo Muñoz, quien durante el fin de semana exhibió mapas antiguos para avalar la postura chilena.

Entre quebradas y bofedales, Morales señaló que se evidencian ojos de agua y vertientes que manan de territorio boliviano y que más abajo son canalizados para dirigirlos hacia territorio chileno.

"Hemos verificado que ha sido canalizado, son canales artificiales, mas abajo hay tuberías que van hacia Chile", aseguró el presidente, que pidió a los gobernantes chilenos "decir la verdad".

Ratificó que Bolivia acudirá, aún sin fecha, al tribunal internacional, pese a que Chile arguye que un tratado de paz y límites de 1904 definió el afluente como un río internacional, de cauce sucesivo y natural.

Sin embargo, Bolivia alega que en 1908 los ferrocarrilles chilenos pidieron autorización a Bolivia para hacer canales artificiales en el manantial, permiso que ya expiró.

Morales pidió también el acompañamiento de organismos internacionales como Unasur y Celac para verificar la validez del reclamo boliviano y anunció que el Ministerio de Aguas hará un estudio para tener una información técnica sobre el afluente y sus usos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios