Debutó en bolsa en octubre

Crash rápido y furioso: Aston Martin hace trizas (-74%) la OPV de Bonomi y Abelló

El símbolo del lujo británico y fabricante de los coches de James Bond se viene abajo por el empeoramiento de sus pérdidas.

Andrea Bonomi y Juan Abelló.
Andrea Bonomi (i) y Juan Abelló (d). / L. I.

Todos miran ahora a Andrea Bonomi y Juan Abelló en Londres. No porque sean los propietarios de un tercio de las acciones del fabricante de automóviles de lujo Aston Martin, sino porque la OPV que lanzaron en octubre se ha convertido en un desastre. Las acciones del símbolo de lujo en Reino Unido y coche oficial de 007 James Bond han perdido tres cuartas partes de su valor (-74%) desde que comenzarón a cotizar.

Por segundo trimestre consecutivo, los resultados de la compañía no han estado a la altura de lo exigido por los inversores, que han vuelto a vender de forma masiva sus acciones. Aston Martin se desplomó un 12% el miércoles, hasta los 498 peniques, con lo que eleva la pérdida bursátil acumula desde su OPV en octubre hasta el -74%. La capitalización en bolsa apenas alcanza los 1.300 millones de libras (unos 1.400 millones de euros) frente a los 4.300 millones de libras (4.800, de euros) de la OPV.

Cotización de Aston Martin.

En contraste, Ferrari, que debutó en bolsa en octubre de 2015, ha triplicado el precio de sus acciones (de 43 a 145 euros) y vale en bolsa cerca de 28.000 millones, casi treinta veces más que su rival. Pero la comparación más cercana son las 19 libras por acción a las que Investindustrial, con Abelló como coinversor preferente, vendió sus acciones de Aston hace nueve meses. Hoy valen solo 5 libras.

El grupo registró una pérdida antes de impuestos de 78,8 millones de libras (96 millones de euros) en el primer semestre frente una ganancia de 20 millones de libras en el mismo periodo de 2018.  Aston Martin arrastra un cargo extraordinario de 138 millones por los gastos asociados a la OPV. “Estamos decepcionados de que nuestras proyecciones para ventas al por mayor se hayan quedado cortas o nuestros objetivos originales, afectados por la debilidad en dos de nuestros mercados clave, así como por la continua incertidumbre macroeconómica", apuntó Andrew Palmer, consejero delegado de Aston Martin.

Gran Bretaña y Europa continental lastraron sus ventas por la influencia del Brexit, la desaceleración de la demanda en China y la caída de la demanda de vehículos con combustibles fósiles debido al auge del coche eléctrico. Palmer lo tiene claro: "No queremos un Brexit sin acuerdo debido a la interrupción que causa problemas en la frontera". La razón es simple, ya que la compañía fabrica en Reino Unido y podría enfrentarse a un bloqueo comercial en el caso de que el próximo 31 de octubre se levanten las fronteras con la UE.

Una inversión de 2013

Investindustrial, el fondo de capital riesgo controlado por la familia Bonomi, es el mayor accionista de Aston Martin con el 30% de las acciones. Controla esa participación a través de Prestige Motor Holdings, un vehículo de inversión en el que está presente la familia Abelló a través de Torreal. Según los datos previos a la salida a bolsa, el multimillonario español controlaba cerca del 5% que redujo al 3,6%, siempre indirecto dentro de Prestige, en Aston Martin.

En la salida a bolsa, el inversor español ingresó cerca de 60 millones por una venta parcial de sus acciones. La luxemburguesa Luxury Motors Sarl, matriz de Prestige y filial de Investindustrial, redujo su posición del 37% a poco más del 30% actual en una venta de acciones ‘viejas’ (OPV) sin emitir nuevas. Pese a que la valoración se redujo en los días previos a la colocación, los analistas criticaron el alto precio de la operación: buena para sus accionistas vendedores, mala para los nuevos. Hoy las acciones de Investindustrial valen un 74% menos y la participación de Abelló cotiza a unos 57 millones frente a los cerca de 250 millones antes de la OPV, aunque todavía cuenta con plusvalías desde su entrada en 2013.

Tras el exitoso arranque en los mercados de Ferrari, la colocación de Aston Martin, conocida en el mundo entero por las películas del agente secreto James Bond, tenía todas las bendiciones para una próspera vida de los mercados. Centenaria, lujosa y ‘Made in UK’, el grupo automovilístico fundado en 1913 tenía también en su accionariado a la alemana Daimler Mercedes Benz (5%) fruto de una alianza tecnológica y en la producción de motores. La entrada de Investindustrial, fondo que lidera Andrea Bonomi, aceleró los planes de una colocación en bolsa después de su escisión de la estadounidense Ford en 2007.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios