Miércoles, 24.07.2019 - 03:05 h
Comparativa

Del A6 al BMW X5: cinco novedades con sistemas de conducción semiautónoma

Enfrentarse a los atascos, cambiar de carril o buscar aparcamiento se hacen menos pesados con estas ayudas que empiezan a darse en compactos. 

Audi A6 Avant
Audi A6 Avant / Audi

Poco a poco, el mercado acoge a cada vez más modelos con sistemas que automatizan determinadas funciones del vehículo. Según la clasificación propuesta por la Sociedad de Ingenieros de la Automoción (SAE) en 2016, en España, debido a la legislación vigente, existen de niveles 1 y 2. En el primero, manejan los pedales o el volante, y en el segundo, son capaces de gobernar la dirección y la velocidad al mismo tiempo.

Este año ha aumentado la oferta de coches con tecnologías del segundo grado, que, no obstante, obliga a que el conductor no suelte en ningún momento el volante. Las últimas incorporaciones las rubrican Audi, Jaguar o Mercedes-Benz. Y ya no son exclusivas de las berlinas o SUV de gran lujo; los compactos empiezan a tener derecho a ellas también.

Audi A6
Audi A6

El despliegue de sensores que estrenaron los nuevos Audi A7 Sportback y A8 también está al alcance del usuario en la quinta generación del A6. Estos 24 dispositivos, entre ellos un escáner láser en el frontal, son la base de sistemas como el 'Asistente de conducción adaptativa (ACA)'. Incluye un control de crucero complementado con la ayuda al mantenimiento de carril y el asistente de atascos.

Entre sus virtudes está la de tomar parcialmente el control del vehículo en retenciones a baja velocidad, si bien el conductor debe permanecer alerta. El ACA forma parte del 'Paquete de asistentes Tour', disponible por 2.445 euros en las dos versiones actualmente a la venta del A6. Las dos tienen motor de gasóleo, cambio automático y tracción total. Parten de los 62.630 euros en el 45 TDI de 231 CV.

BMW X5
BMW X5

La nueva generación del SUV de la marca bávara estrena una ayuda a la conducción por ahora única en el mercado. Se trata del 'Asistente de marcha atrás', un sistema capaz de mover el vehículo en sentido inverso para realizar un trayecto que haya sido anteriormente recorrido hacia adelante. Reconoce distancias de hasta ochenta metros y resulta útil al abandonar una plaza de aparcamiento o conducir en espacios estrechos.

Para activarlo, el vehículo tiene que estar detenido y la caja de cambios en posición 'P'. A continuación, se pulsa un botón para que el asistente tome el control del coche. El conductor tan solo debe manejar el acelerador y el freno. Esta función pertenece al paquete 'Parking Assistant Plus', que se encuentra ya en la versión de entrada a la gama, la xDrive40i de gasolina de 340 CV, por 1.476,7 euros.

Jaguar I-PACE
Jaguar I-PACE

Los embotellamientos tampoco son un problema para el primer modelo completamente eléctrico de Jaguar. El I-PACE, un SUV de 4,68 metros de longitud y 400 CV proporcionados por dos motores, puede estar equipado con control de crucero adaptativo con dirección asistida. Este sistema reduce la intervención del conductor en retenciones en autopista actuando sobre el acelerador, el freno y, de forma moderada, la dirección.

Para ello se sirve, por un lado, del regulador de la velocidad, que conserva en todo momento la distancia de seguridad con el vehículo que circula delante. Y, por el otro, de la ayuda al mantenimiento de carril, que puede corregir en ciertos momentos las desviaciones puntuales. Jaguar lo ofrece en el 'Driver Assist Pack', opción de 2.340 euros en los acabados S y SE y de serie en el HSE.

 Mercedes-Benz Clase A
Mercedes-Benz Clase A

La conducción automatizada se extiende en la gama de Mercedes-Benz hasta a su modelo compacto. La Clase A, que se renovó este año, cuenta entre sus nuevas ayudas a la conducción con un asistente activo de distancia que también interviene en la dirección. Su labor en condiciones de tráfico denso es muy similar a la descrita en el caso del Jaguar I-PACE. Funciona a velocidades de 0 a 210 Km/h si hay líneas sobre la calzada o 130 Km/h si no las hay.

Este sistema tiene algunas utilidades adicionales. Por ejemplo, puede disminuir automáticamente la velocidad si detecta, apoyándose en el navegador, que se aproxima una salida de autopista que se debe coger o un peaje. El 'Asistente activo de distancia DISTRONIC' hay que elegir el 'Paquete de asistencia a la conducción con asistente para señales de tráfico', opción de 2.496,14 euros en todas las versiones de la Clase A. En las más básicas requiere añadir el cambio automático de siete velocidades.

Volvo V60
Volvo V60

Al igual que al resto de sus últimos lanzamientos, Volvo ha concedido al nuevo V60 un sistema de conducción semiautónoma. Se trata del Pilot Assist, una aplicación evolucionada del control de crucero constante adaptativo (ACC), ya conocido en la marca, que lo combina con la ayuda al mantenimiento de carril. Para usar ambos, la velocidad de crucero no puede superar los 130 Km/h y las líneas de la calzada deben ser claras.

En el V60, esta tecnología se ha mejorado con el fin de que reconozca mejor las curvas y rectifique con menor frecuencia la trayectoria. El Pilot Assist es una opción presente en cualquier variante del modelo, un familiar de 4,76 metros y maletero de 529 litros. En la más económica, la D3 de gasóleo de 150 CV en acabado Momentum -39.683 euros-, tiene un precio de 1.634 euros.

Ahora en Portada 

Comentarios