Jueves, 21.06.2018 - 22:15 h

Sally Yates, la fiscal fiel de Obama, heroína para unos y traidora para otros

Fue nombrada en 2015 como "número dos" del Departamento de Justicia por el expresidente Barack Obama

"Tengo la solemne obligación de esta institución de buscar siempre la justicia y apoyar lo que es correcto", defendía antes de ser cesada por Trump. 

Sally Yates, la fiscal fiel de Obama, heroína para unos y traidora para otros

"Soy responsable de asegurarme de que la posición que tomamos ante los tribunales es consistente con la solemne obligación de esta institución de buscar siempre la justicia y apoyar lo que es correcto", aseguraba Sally Yates para defender su postura de no acatar la orden ejecutiva sobre la inmigración firmada por Trump el viernes. Horas después era despedida del cargo. La medida provocó que cerca de una treintena de pasajeros fueran detenidos o enviados de vuelta a sus países de origen este mismo sábado desde cuatro aeropuertos estadounidenses."Mi responsabilidad es asegurarme de que la posición del Departamento de Justicia es, no sólo legalmente defendible, sino también informada desde nuestro mejor punto de vista acerca de lo que la legislación considera los hechos", explicaba la exfiscal en la misiva.Yates no estaba "convencida" de que "la defensa de esta orden ejecutiva sea consistente con esas responsabilidades", ni tampoco de que la orden sea "legal".Nombrada en 2015 pone fin a 27 años de servicio público

Nombrada en 2015 como "número dos" del Departamento de Justicia por Barack Obama el Comité Nacional Demócrata (DNC) respaldó en un comunicado a la "heroica patriota" Yates y cargó contra la "tirana" Presidencia Trump y sus intentos por "silenciar" a la fiscal. Fue elegida por 88 votos a favor y tan solo 12 en contra en el Senado. 

Sally Yates comenzó su carrera en el servicio público en 1989. Empezó en la fiscalía del distrito norte de Georgia como ayudante del fiscal, después dirigió la acusación contra Eric Rudolph, el autor del atentado en los JJOO de Atlanta que dejó un muerto y más de 100 heridos. Ya entonces Obama se fijó en ella, y la nombró fiscal general de Georgia. Fue la primera mujer en hacerlo. 

El exfiscal general Eric Holder (2009-2015) incluyó a Yates en su círculo de asesores más cercanos y, en enero de 2015, Obama nominó a Yates como "número dos" del Departamento de Justicia.

De los 12 senadores que votaron en contra, estaba el senador por Alabama Jeff Sessions, elegido por Trump para ser su fiscal general y sustituto en el cargo. 

Yates se convirtió en la mejor aliada de Obama y también de las minorías hispana y afroamericana. Con ella Obama trató de cambiar el sistema penal de EEUU. Trató de acabar con el encarcelamiento masivo y con el respaldo de su jefa, la fiscal general Loretta Lynch (2015-2017), supervisó la iniciativa para conmutar las penas de miles de presos condenados por delitos no violentos y relacionados con drogas.

Ahora en portada

Comentarios