Miércoles, 16.10.2019 - 17:33 h
Por el caso Wikileaks

Assange: un juicio por violación en Suecia puede evitar una pena de muerte en EEUU

Paradójicamente, si Julian Assange es extraditado al país nórdico (y es condenado), EEUU no podría juzgarle por el caso Wikileaks.

Julian Assange podría salvarse de la pena de muerte
Julian Assange podría salvarse de la pena de muerte. / EFE

La situación es rocambolesca, pero real: si Julian Assange es extraditado a Suecia (donde se le investiga por un delito de violación) y resulta condenado, se libraría del juicio por revelación de secretos que le espera en EEUU por el caso Wikileaks. Y, por tanto, de enfrentarse a una potencial pena de muerte si así lo decidiese el tribunal encargado de su caso en el país norteamericano.

Por partes. La Fiscalía sueca decidía este lunes reabrir el caso por un supuesto delito de violación contra el fundador del portal WikiLeaks, Julian Assange, que había sido cerrado hace dos años ante la imposibilidad de hacer avanzar la investigación. La fiscal superior adjunta Eva-Marie Persson, que activará la orden de arresto europea, aludió al cambio en las circunstancias personales de Assange después de que Ecuador le retirara el asilo y a la solidez de las sospechas contra el periodista australiano.

El caso, que llevaba cerrado desde 2017, se inició en 2010 después de que la Fiscalía sueca abriese una investigación formal por dos delitos: de violación, en el caso de Anna Ardin, y de acoso sexual en el de Sofia Wilen.​ Se le acusa de haber forzado a la primera de las presuntas víctimas a mantener relaciones sexuales mientras dormía, sin utilizar preservativo. También es sospechoso de "agresión sexual" a la otra mujer por haberse negado a ponerse el preservativo contradiciendo su "expreso deseo". Y de "agresión sexual a la integridad sexual" de esta mujer.

El problema es que tres de los delitos por los que Assange ha sido investigado en Suecia ya han prescrito, mientras que el único que se podría juzgar (el de violación), lo hará en agosto de 2020. Por eso, la esperanza de la Fiscalía del país nórdico -y de la abogada de la demandante- es que el fundador de Wikileaks sea extraditado y pueda ser juzgado por este último delito.

EEUU, Wikileaks y la cuestión de la pena de muerte

La pena en Suecia por un delito de violación es, "en casos graves, la prisión entre 4 y 10 años", según el Código Penal del país. Para casos no tan graves, el período oscilaría entre los 2 y los 6 años. En este sentido, si Assange fuese extraditado, juzgado y condenado en Suecia, la mayor pena a la que tendría que enfrentarse serían 10 años. Por el contrario, si fuese extraditado a EEUU, el caso de Wikileaks le podría acarrear un mínimo de 5 años de prisión y un máximo de cadena perpetua. O, incluso la pena de muerte.

Actualmente, Assange está detenido en una prisión de máxima seguridad en Reino Unido, a la espera de que se resuelva una petición de extradición a Estados Unidos, donde la justicia lo reclama por las filtraciones de documentos secretos hechas por su portal Wikileaks. Desde 2011, los abogados de Assange llevan insistiendo sobre el peligro de que su cliente acabe siendo juzgado en EEUU sin una garantía de que no se le podrá aplicar la pena de muerte.

Esa garantía fue exactamente la que le dio Reino Unido el mes pasado a la embajada de Ecuador para poder detener a Assange: no se le extraditaría a un país donde pueda ser condenado a pena de muerte, por lo que la petición de EEUU podría ser desestimada. Sin embargo, tal y como desvelaba hace un mes la cadena estadounidense 'ABC', han existido conversaciones subterráneas entre EEUU y Ecuador previas a la detención de Assange en Reino Unido: según fuentes citadas por este medio, la Administración Trump le habría dado la confirmación verbal a la embajada sudamericana de que el fundador de Wikileaks no se enfrentaría a una posible pena de muerte si era extraditado a EEUU. Según esta versión, este gesto fue clave en la revocación del asilo.

En cualquier caso, Assange ya ha rechazado ser extraditado a EEUU y, mientras se resuelve su caso, Suecia ha reactivado la investigación por presunta violación. Un escenario que la defensa de Assange tildaba en 2011 de "montaje" por parte del país norteamericano para forzar la extradición de Assange directamente desde Suecia. En aquel momento, sus abogados argumentaban que una extradición al país nórdico podría vulnerar el Artículo 3 de la Convención Europea de Derechos Humanos, el cual prohíbe la tortura. Entonces, como ahora, temían que Assange acabase en una cárcel estadounidense como Guantánamo.

La propia fiscal sueca que lleva el caso de Assange reconoce que el conflicto entre las dos órdenes de extradición puede ser un problema. Durante su intervención este lunes para anunciar la reapertura del caso, explicaba: "Soy muy consciente del hecho de que un proceso de extradición está en curso en el Reino Unido y de que podría ser extraditado a Estados Unidos. En el caso de un conflicto entre una orden de arresto europea y una solicitud de extradición a Estados Unidos, las autoridades de Reino Unido decidirán en el orden de prioridad. El resultado de este proceso es imposible de predecir".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios