Jueves, 09.04.2020 - 02:21 h
Se inmoló al verse acorralado

"Murió como un perro": Trump confirma la muerte del líder del Estado Islámico

El ataque tuvo lugar en Siria y cerca de la frontera con Turquía y fue efectuado por una unidad de fuerzas especiales del equipo Delta.

Donald Trump anuncia la muerte de Abu Bakr al Baghdadi. /L.I.
Trump anuncia la muerte del líder del Estado Islámico

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha anunciado este domingo que el líder de la organización yihadista Estado Islámico, Abú Bakr Al Baghdadi, ha muerto durante una operación ejecutada el sábado por las fuerzas especiales del Ejército norteamericano en la localidad siria de Barisha, en la provincia de Idlib, cerca de la frontera con Turquía.

"Abú Bakr Al Baghdadi está muerto", ha declarado el presidente estadounidense. "Anoche EEUU hizo justicia con el terrorista número uno del mundo", agregó. Al Bagdadi se suicidó con un cinturón de explosivos al final de un túnel tras ser perseguido durante la acción de los comandos estadounidenses.

"Murió como un perro, como un cobarde", subrayó el presidente. Trump felicitó a las fuerzas especiales y los servicios de inteligencia de EEUU por una "operación muy, muy peligrosa".

El mandatario agradeció, asimismo, la colaboración de Turquía, Rusia, Siria, Irak y los kurdos para localizar al jefe del EI. Al Baghdadi se inmoló con un chaleco explosivo durante el asalto, ejecutado en conjunto por entre 50 y 70 efectivos de la Fuerza Delta y los Rangers del Ejército de Estados Unidos, contra el complejo residencial en el que se encontraba, a menos de cinco kilómetros de la frontera con Turquía.

En la operación también participaron seis helicópteros de combate que partieron desde Erbil, la capital de la región del Kurdistán iraquí.

Los operativos estadounidenses identificaron con éxito el rostro de Al Baghdadi, que no resultó alcanzado por la explosión del chaleco, de acuerdo con las fuentes militares norteamericanas. Para terminar de verificar la identidad del líder terrorista se emplearán pruebas de AND cuyos resultados se conocerán en un plazo de 24 horas.

La operación no ha dejado bajas entre las filas estadounidenses, según han confirmado en principio fuentes del Departamento de Defensa de EEUU, también a la cadena Fox News.

Una rama de Al Qaeda

Al Baghdadi, de nacionalidad iraquí, ha liderado Estado Islámico desde 2010, cuando la agrupación terrorista aún era una rama clandestina de Al Qaeda en Irak. Durante mucho tiempo se pensó que se escondía en algún lugar a lo largo de la frontera entre Irak y Siria. En el apogeo de su poder, Estado Islámico estuvo al mando de un territorio que se extiende desde el norte de Siria, a través de ciudades y pueblos a lo largo de los valles del Tigris y el Éufrates, hasta las afueras de Bagdad, la capital iraquí.

No obstante, la caída en 2017 de Mosul y Raqqa, las fortalezas del grupo terrorista en Irak y Siria, respectivamente, despojó a Al Baghdadi de su poder y lo convirtió en un fugitivo. Los ataques aéreos llevados a cabo por Estados Unidos mataron a la mayoría de los principales lugartenientes de Estado Islámico y, antes de que publicara en abril un mensaje de vídeo en el que aparece el líder terrorista, hubo informes contradictorios sobre si estaba vivo o no.

A pesar de perder su último territorio significativo, se cree que Estado Islámico tiene células durmientes en todo el mundo, y algunos combatientes operan desde las sombras en el desierto de Siria y en diversas ciudades iraquíes.

El dato

Perros, chalecos explosivos y sollozos

La misión secreta de las fuerzas especiales de EE.UU. que acabó con la vida del jefe del grupo yihadista Estado Islámico (EI), Abu Bakr al Bagdadi, en la región de Idlib, en el noroeste de Siria, se prolongó durante cuatro horas, en medio de sollozos, chalecos explosivos y persecuciones de perros.

"Fue como si estuvieses viendo una película", dijo el presidente estadounidense, Donald Trump, al anunciar la operación, en la que, aseguró, "no hubo bajas" entre los comandos especiales, pero, por el contrario, perdieron la vida numerosos yihadistas.

Trump informó de que, después de la irrupción de los comandos estadounidenses en el complejo donde se encontraba Al Bagdadi, el jefe de EI huyó junto con tres de sus hijos por un túnel, mientras era perseguido por perros y soldados de EEUU.

Al verse sin salida, se inmoló con un chaleco explosivo, junto a los tres niños. "Murió como un cobarde: gimoteando, llorando, gritando", afirmó Trump. "Su cuerpo resultó mutilado por la explosión, pero los resultados de los exámenes ofrecieron un identificación cierta y positiva", remarcó.

En total, agregó, la operación duró cuatro horas, en las que hubo un intenso intercambio de disparos entre yihadistas y las fuerzas estadounidenses. Trump señaló que se llevaba vigilando al líder del EI "dos semanas" y que en varias ocasiones se cancelaron planes similares, a la espera del momento más propicio para la operación.

Explicó que no avisó previamente de ello a la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, para mantener el carácter "secreto" de la misión. Posteriormente, el secretario de Defensa de Estados Undios, Mark Esper, indicó que hubo "dos heridos leves" entre los comandos estadounidenses y resaltó el éxito de la operación.

La información acerca de la ubicación precisa de Al Bagdadi fue aportada por Turquía 48 horas antes de la misión y durante ella los comandos estadounidenses atravesaron espacio aéreo ruso, por lo que Moscú fue avisado.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING