Martes, 18.06.2019 - 05:36 h
Para salvar el acuerdo del Brexit

Brexit: May propone a la oposición un segundo referéndum en el nuevo acuerdo

Ha propuesto la obligación de buscar alternativas a la cláusula de salvaguarda, la relación comercial postBrexit y el segundo referéndum.

Theresa May, ante un nuevo test sobre el Brexit
Theresa May, ante un nuevo test sobre el Brexit. / EFE

Theresa May acaba de anunciar este martes una serie de cambios al acuerdo del Brexit con la UE que ya ha sido rechazado tres veces en la Cámara de los Comunes, con la intención de que a la cuarta vaya la vencida. La primera ministra de Reino Unido ha tocado todos los temas controvertidos: la cláusula de salvaguarda, la relación comercial postBrexit con los países miembros o el segundo referéndum, que se incluirá en el nuevo texto.

"Sabía que lograr un acuerdo para el Brexit no iba a ser fácil, pero sigo pensado que la mejor forma de conseguir un buen Brexit es negociar una salida con la UE y la relación de después", ha arrancado la primera ministra, quien ha reconocido que "no lo hemos conseguido hasta ahora. He intentado todo lo que he podido: he propuesto tres veces el acuerdo en el Parlamento y he ofrecido mi puesto para salvarlo". Sin embargo, a pesar de no haber alcanzado un acuerdo con Jeremy Corbyn, no se da por vencida: "No creo que eso signifique que tengamos que rendirnos [...]. Hay una última oportunidad".

"9 de cada 10 conservadores están de acuerdo en dar una oportunidad a este acuerdo", ha desvelado May, quien como primera medida incluirá en el nuevo texto la obligatoriedad de encontrar una alternativa a la cláusula de salvaguarda antes de diciembre de 2020. "No es posible quitar la cláusula de salvaguarda del acuerdo, pero podemos hacer modificaciones", ha detallado. "Vamos a prohibir que un futuro Gobierno pueda retirar a Irlanda del Norte de la unión aduanera", ha añadido.

"Tras tres votaciones, no podemos abandonar la UE sin un acuerdo entre todos los partidos", ha reconocido May, antes de detallar el nuevo punto específico que contendrá el nuevo texto en relación a los derechos de los trabajadores, un guiño claro a Jeremy Corbyn: "Propondremos una nueva ley de los trabajadores para mantener o mejorar las condiciones actuales [con la UE]". Es decir, que se compromete a que en ningún caso empeoren respecto a las condiciones actuales en materia de derechos laborales y de libertad de movimiento dentro de la UE, aunque no ha especificado más.

Por otra parte, ha anunciado la creación de una "nueva oficina independiente de medioambiente, que asegurará políticas medioambientales iguales que en la UE". Este es un punto especialmente importante, ya que muchos miembros de la oposición especulan con que la salida de la UE implicaría la pérdida del marco regulatorio común que ahora mismo rige al bloque e impide que se aumenten indiscriminadamente los niveles de contaminación y emisión de gases de efecto invernadero. May también ha anunciado que "Reino Unido va a mantener las reglas de la unión aduanera en transporte de comida y manufacturación", para que no exista riesgo de desabastecimiento ni se ponga en peligro a la industria británica.

"Una de las grandes oportunidades de salir de la UE es poder tener acuerdos comerciales independientes con países de cada continente del planeta", ha apuntado May, quien también ha señalado que "los laboristas no creen que una política independiente sea la solución". Por eso, ha incluido en el texto que el Parlamento británico sea quien tenga la última palabra en una votación sobre el tipo de relación comercial con el resto de la UE. "También he propuesto [a Jeremy Corbyn] una unión aduanera temporal para bienes. Pero no hemos alcanzado un acuerdo, por lo que el Parlamento tendrá que resolver esta cuestión".

Respecto a la cuestión del segundo referéndum, May ha propuesto que los comunes puedan votar sobre la necesidad de otro proceso consultivo para ratificar este nuevo acuerdo, siempre y cuando se haya aprobado por la cámara primero. "Se preguntará a los comunes si quieren un segundo referéndum sobre este nuevo acuerdo tras la votación en la cámara", ha explicado. Por último, ha vuelto a amenazar ante un posible cuarto rechazo a su acuerdo: "Si votan en contra del acuerdo, las consecuencias serán difícilmente buenas". En cualquier caso, la UE ha reiterado en numerosas ocasiones que no está dispuesta a renegociar ni un solo término del acuerdo sellado el pasado noviembre.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios