Domingo, 08.12.2019 - 16:47 h
Telediaria

Alfonso Arús: así se diseña un asalto al prime time de los viernes de Antena 3

El consumo televisivo está mutando. Las cadenas ya no sólo emiten, también se han convertido en productoras de contenidos para otros operadores. Sus ingresos no sólo dependen del éxito o fracaso de sus programas en emisión tradicional. Aunque, claro, la emisión tradicional sigue siendo vital: es donde se mantienen las grandes audiencias y el poder de influencia para comunicar las producciones.

Pero, ahora, esas grandes audiencias se logran con lo que se denomina televisión acontecimiento. Ese programa, mejor si es en directo, que crea una cita en la memoria del espectador. El público siente la percepción de que asiste a algo irrepetible que, además, le permite estar conectado con la actualidad. De ahí los excelentes rendimientos de La Sexta en información o el liderazgo de Telecinco en el reality show. Son cadenas que están vivas porque acompañan al espectador en su rutina cotidiana con formatos en directo que hablan su mismo (y apasionado) idioma. 

En esta temporada, ese frenesí del imprevisible directo le ha faltado a Antena 3. Y la cadena de Atresmedia ha decidido remediarlo con una decisión estratégica hábil: llevarse al prime time de los viernes a uno de los comunicadores más expertos en el ritmo televisivo. Se trata de Alfonso Arús, que vuelve -esta noche, sobre las 22h- al horario de máxima audiencia en el que triunfó con icónicos espacios como 'Vídeos de Primera' o 'Al Ataque'. Eran los años noventa y él ya hacía memes con gags breves y se nutría de vídeos de impacto viral cuando aún quedaban dos décadas para el boom de las redes sociales.

Esas mismas redes sociales que están descolocando a los protocolos tradicionales de programar de las cadenas y que Arús sigue aprovechando para conectar sus programas a grandes públicos. En eso es hábil. Por su versátil velocidad de tomar decisiones en directo y por su picardía que comprende que en el entretenimiento televisivo no es para los acomplejados, pues debe ser tan travieso como el espectador.

Pero, ¿cómo atraer público con un directo hacia un canal que lleva meses sin crear una cita referencial en los viernes noche?  Arús intenta diseñar un acontecimiento apostando con ingenio por el imaginario de estrellas que tan bien utiliza su canal rival. De hecho, sus primeras invitadas estelares son dos rostros que se identifican con la historia de Telecinco: María Teresa Campos y Terelu Campos. Madre e hija despiertan un interés especial, ya que han acompañado al espectador durante décadas ejemplificando esa televisión enérgica que popularizó los magacines y que pretende recuperar Arús en el prime time de los viernes de Antena 3. La cadena de Atresmedia lo necesita para recuperar influencia social y competitividad como canal vivo más allá de 'El Hormiguero'.

Porque los canales tradicionales no van a morir. Pero no pueden sostenerse como contenedores de producto grabado que no define un tono global de cadena. Su porvenir está en definir una marca reconocible articulada a través de programas propios con un carácter identitario que no despierta indiferencia en el espectador.

En este sentido, Arús era el elegido más a mano para experimentar con el directo en el prime time de Antena 3, como hace con buen rendimiento en las más madrugadoras mañanas de La Sexta. No ha hecho falta alquilar ningún nuevo plató, ni invertir en los derechos de un gran formato. Sólo a Atresmedia le ha bastado con darle otra franja desde su estudio de siempre. Y les puede salir bien. Porque Arús es una especie de camaleón televisivo que irá adaptando los contenidos a lo que demande la excitación de la cuota de pantalla. Un programa con poco riesgo para el canal, pero con un competitivo autor que entiende en el punto en el que está la televisión, también en el momento que está Antena 3: una cadena a la que urge un chute de adrenalina en directo.  Tiene poco que perder, mucho que ganar.

@borjateran

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING