Miércoles, 18.09.2019 - 08:12 h
Telediaria

MasterChef Celebrity: su ingrediente secreto y sutil para atrapar al público y arrasar en audiencias

MasterChef Celebrity' ya es la versión más exitosa del talent show culinario. La fortaleza de este programa estriba en que TVE y la productora Shine Iberia logran concursantes que son realmente celebrities. Nada de sucedáneos, participar en MasterChef no está denostado por las altas famas.

Pero el formato cuenta con otros factores para su éxito. Para empezar, no es un programa fácil para los vips, pues los famosos salen de su área de confort y el espectador conoce su carácter en un trepidante contexto de dura competición en la que se aprenden pequeños trucos gastronómicos, pero, sobre todo, se contagia el nervio de ver a unos personajes populares fuera de su hábitat. Es lo que hace adictivamente diferente esta versión con populares con respecto al original 'MasterChef' de anónimos, que ya se les presupone cocinillas y cuentan con otras aspiraciones al terminar el concurso.

TVE estrena el próximo miércoles la cuarta temporada de 'MasterChef Celebrity' con un casting que se ha cerrado con los estelares nombres de Tamara Falcó, Ana Obregón, Vicky Martín Berrocal, Yolanda Ramos, Elena Furiase, ‘Los Chunguitos’ -Juan Salazar y José Salazar-, Almudena Cid, Ana Milán, Juan Avellaneda, El Sevilla, Álex Adrover. Marta Torné, Félix Gómez y el exjugador de baloncesto José Miguel Antúnez..

Actrices, cantantes, influencers, algún que otro deportista.... el elenco está estudiado al milímetro para que conjugue perfiles de concursantes que son complementarios entre sí y que propician que el show atesore un sano equilibrio entre humor, emoción y belleza de la que enamorarse.

Pero 'MasterChef' no sólo ficha al casting y, listo, lo pone a jugar entre fogones. No, el programa también dibuja muy bien el glamour que merecen sus protagonistas. Incluso antes del estreno del talent. Ahí está el ingrediente secreto del concurso que quizá pasa desapercibido, pero que es decisivo para su buena cocción de las audiencias. Se trata de la habilidad del programa para plasmar la aureola de éxito y fama de los concursantes desde la propia cabecera de 'MasterChef', que no espera al estreno para salir a la luz. Es más, se publica días antes de la llegada del show para generar conversación y, por tanto, expectación en redes sociales.

En estos segundos iniciales, que son la carta de presentación del programa, se muestra a todos los participantes, juntos, alrededor de una mesa de gran festín desde la que se va presentando a cada uno de los aspirantes como si el elenco de una gran serie. Así, cada miembro del casting tiene su aparición estelar en esta careta. Pero no cualquier aparición estelar, a todos se les retrata impulsando una característica reconocible de su personalidad. Ana Obregón preside el banquete y casi se cae con una paella, 'Los Chunguitos' no saben cómo coger el sushi, el actor Félix Gómez pone sonrisa penetrante de galán... Y todos salen guapos. Y, a los más televisivos, se les dirige para que miren a la cámara y seduzcan al espectador como las estrellas que son.  De esta forma, se rompe la cuarta pared y la audiencia conecta con el glamour del show. 

El formato va guisando a fuego lento el clímax que necesita y que se sustenta en proyectar bien el encanto de ese glamour al que aspirar de celebrities diversas. No es el arranque de la mítica 'Dinastía', pero casi: hay miradas, hay personajes, hay seducción, hay una dirección de actores... En definitiva, existe actitud y aptitud. Y la televisión es plasmar bien las actitudes y aptitudes que diferencian a un protagonista del resto. Esta careta lo logra con la brillantez de no tener demasiada prisa a la hora de perfilar la atmósfera que impulsa la imagen de grandes estrellas. Un cóctel que les hace más entrañables, que consigue que el público sueñe más en sus supuestas vidas de opulencia.

Ahora en Portada 

Comentarios