Sábado, 16.12.2017 - 14:01 h

Movistar cierra 'Likes' de Raquel Sánchez Silva: crónica de una cancelación previsible

Raquel Sánchez Silva, presentando Likes de Movistar Plus
Raquel Sánchez Silva presentando 'Likes' esta semana.

Raquel Sánchez Silva fue uno de los primeros grandes fichajes de Cero (#O), el canal de referencia de Movistar Plus. La presentadora llegaba a la plataforma de pago para presentar Likes, un magacín diario que pretendía ser un puente entre la tele y las redes sociales. De ahí su nombre.

En época de "me gustas", filtros de Instagram y adicción al retuiteo, este formato se instaló en la parrilla de la cadena de Telefónica con una larga lista de colaboradores: Alaska y Mario, Pepe Colubi, Ana Milán... Sin embargo, ya en sus primeros meses, no terminó de cuajar su personalidad y su formato fue variando. Ahora, tras intentar su reflote en nuevo horario -la sobremesa-, la cadena ha decidido prescindir del programa, no ha acabado de encontrar su sitio.

En sus casi dos años de vida, Likes ha tenido muchas versiones de sí mismo. Y ahí ha surgido el problema por el que no ha consolidado un público fiel, ni en emisión de televisión tradicional ni en visionados bajo demanda. El espacio nació con buenas intenciones pero sin un formato claramente definido. Faltó un sello diferencial que reuniera el contenido del programa bajo una premisa creativa contundente, más allá de ser un mero desfile de invitados y colaboradores.

De hecho, eran tantos los colaboradores que era difícil que brillaran. Un ir y venir de nombres con los que el espectador no tenía tiempo suficiente de congeniar e identificarse. Como consecuencia, estos fichajes no destacan en Likes, a pesar de que sí despuntan en otros productos. Es el caso, por ejemplo, de Manuel Burque en Radio Gaga o El Intermedio, Raquel Martos en Julia en la Onda, Pepe Colubi en Ilustres ignorantes o Los Javis -Javi Calvo y Javi Ambrossi- en la Academia de Operación Triunfo.

Al final, en un programa magacín, al igual que en una serie, es muy importante dibujar los perfiles de los personajes que componen el espacio. Incluso potenciar tramas entre ellos. Una característica que Canal Plus hacía muy bien con el clásico Lo más plus (la tensión sexual entre Máximo Pradera y Ana García Siñeriz, los piques con el "abuelo" Fernando Schwartz) pero que, sin embargo, se ha ido perdiendo en la televisión actual, cuando es crucial fomentar las personalidades de los protagonistas del show para que el espectador se identifique. Si tienes un buen colaborador, exprímelo, impulsa su carácter. Pero Likes no lo ha conseguido y se ha quedado en un programa frío.

En la parte positiva de Likes está en que ha dado cobijo a interesantes entrevistados que no tienen su hueco en la televisión actual y, además, ha apostado por la música independiente en directo, regalando grandes momentos para la posteridad. De Iván Ferreiro a Zahara, que se convirtió en una revelación del espacio y se ganó sección propia, en la que entremezclaba música con sus reflejos cómicos. Un gran descubrimiento que, sin embargo, fue perdiendo presencia en el formato. Expediente X.

Pero Likes servirá de experiencia a Cero, un canal que es el sigiloso nexo entre la televisión de siempre y la televisión de mañana. Y de esa televisión de siempre, que ha representado Likes, Cero deberá aprender de el valor añadido de no esconder a los guionistas -en este programa producido por 7 y Acción (El Hormiguero) han sido arte y parte-. También de la necesidad de músicas de fondo que crean el clímax, microsecciones que dinamizan -y son fáciles de viralizar- y, no menos importante, la obligación de cuidar una realización de imagen que, con poco, puede hacer mucho -y bonito-. Eso siempre es crucial en televisión.

Y del futuro de la televisión que ya es presente, Likes también da la lección de tomar el pulso a la diversidad, la diversidad musical y cultural, que ha sabido dar cabida este formato y que será tendencia en los contenidos catódicos que vienen. Un hecho que es importante para recuperar a un público que no se siente conectado a la televisión de hoy y que sí consume una corriente alterna de ocio (como la música indi) que a las cadenas convencionales se le está escapando, atascadas en rescatar viejos hits artísticos -los mismos siempre- por su miedo al riesgo. Ahora el reto es acoger estos contenidos haciendo sentir más partícipe de la fiesta al espectador. Partícipe de verdad. Y eso Likes no lo ha conseguido. Tal vez llegó demasiado pronto a Cero para lograrlo.

Ahora en portada

Comentarios