Domingo, 22.04.2018 - 18:05 h

Conspiración con escritura,
ni es secreta, ni dura

El dietario del procès de Josep María Jové es un libro abierto que descubre la ingenuidad de la conspiración de los independentistas en Cataluña. Para que una conspiración sea efectiva debe mantener el secreto de su funcionamiento, que no se conozcan sus planes, ni el nombre de conspiradores.

Pero en el caso del procès nunca lo fue. Sus intenciones eran palmarias, sus acciones conocidas. Solo que ahora, gracias al dietario, hay pruebas escritas, grafológicamente demostrables de que estaba preparada y de quienes estaban implicados. El juez tiene en sus manos evidencias de que hubo una “conspiración para la sedición” y quienes la componían. Algo
que facilitará sus sentencias.

Y es que la conspiración con escritura, ni es secreta, ni dura. Una vez conocidas sus andanzas y sus componentes ha dejado de ser una conspiración para convertirse en otra cosa. La ingenuidad de sus artífices ha sido de libro. Les ha faltado firmar actas de las reuniones secretas, hacer una foto de familia para recuerdo posterior y un vídeo para publicar en internet.

Por si el juez tuviera alguna sospecha de que las acciones de septiembre/octubre de este año fueron espontáneas y no planificadas, ahora tiene la seguridad de que se debieron a un programa pensado, meditado y debatido en reuniones conspiradoras.

El problema es que esos ingenuos han sido capaces de arrastrar en su peripecia a muchos de sus conciudadanos. Esa ingenuidad indica que están fuera de la realidad, pero aún así dispuestos a convertir su ensoñación en una nueva realidad a costa de lo que sea. Y cuando la determinación está fuera de cualquier cálculo racional para ellos es su realidad y para los demás una pesadilla.

Por eso no es extraño que las candidaturas independentistas sigan la ruta de la radicalización; como está ocurriendo. Conforme se acerca el día de la votación vuelven a resurgir las consignas que parecían desaparecidas después de la aplicación del artículo 155. Están en su mundo paralelo, que los demás no comparten y del que ahora se sabe cuál es el objetivo con precisión. Desde la generación de una hacienda propia, hasta el nombramiento a dedo de comisarios políticos en la educación. La pregunta es ¿cómo revertir esta situación?

Desgraciadamente sólo hay una solución y esta pasa porque despierten a la realidad. Algo que sólo se dará si los electores les demuestran que estaban soñando ¿lo harán? En una semana lo sabremos.

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios