Domingo, 24.02.2019 - 01:01 h

Leguina tiene razón: el PSOE debe ayudar al Presupuesto

Mañana de soledades y en la radio los de siempre. Tertulia sin novedades: Cataluña y presupuestos. Leguina, que fue Presidente socialista madrileño discurre por sus lares, que ahora son las ondas de los radiales. Con voz de serio experimentado dice algunas verdades.

Qué no hay que dar carrete a los nuevos partidos o a nacionalistas. Según él le interesa al socialismo seguir mandando lo mismo que en la transición, hasta que llegó la crisis, que Zapatero encrespó. Para eso es necesario que transcurra el tiempo. Los electores cuando pasen meses y años perderán su confianza en los nuevos ofertores. Ni Ciudadanos, ni Podemos son mejores que el PP y el PSOE. Los dos artífices de la España de aquellos tiempos mejores.

Por eso propone Leguina que Sánchez ofrezca a Rajoy ayuda en Presupuestos. Aprobarlos rechazando las enmiendas a la totalidad y luego reformarlos en el trámite parlamentario. Dejar fuera de juego a Ciudadanos y sobre todo al PNV. Los nacionalistas ya han sacado tajada con el Cuponazo Vasco al aprobar los PPGG17. Con aquella decisión los demás españoles subvencionamos a una región con una renta per cápita superior a la media en mucho. Negocio parlamentario político y estatutario. Pero negocio económico y fiscal ruinoso.

¿Tiene razón Leguina? Si se piensa en estadista, probablemente sí. Si se piensa en corto plazo y con corta vista, el PSOE temerá que la población vea ese apoyo como un alejamiento de su oposición izquierdista. Con esa jugada el PSOE adelantaría a Ciudadanos por la derecha ¿Y podemos? Preguntará el socialista. La respuesta está lista: se pudre en su propia salsa. Iglesias no es enemigo; sus escaños los perderá en pocos años. Lo importante es Gobernar y, aquí como en Germanía, sólo lo podrá hacer quién se sepa aliar ¿Con quién? Con quien en las próximas elecciones pueda aportar escaños para formar una mayoría absoluta. Ese sólo es el PP. Entonces ¿por qué esperar?

Tiene razón Leguina en que si el PSOE quiere llegar al poder, otra vez, sólo lo hará coaligándose, después de votar alguna vez en conjunto con quién se va a aliar. Aprobar los Presupuestos es adelantar esa posible coalición. Lo demás es para Sánchez ciencia-ficción. Además con esa finta deja a Ciudadanos a la derecha del PP. Le quita el centro ¿Lo hará?

Ni de broma contestará el sanedrín socialista. Y es que ser realista no es uno de los valores de Sánchez y los de su lista. El poder está a su alcance, para ello ganar tiempo necesita. Mantener a populares en el Gobierno es lo que al poder caminar un largo trecho en la pista le permite despegar. Como los aviones solo si corres muchos metros y a velocidad correcta levantas el vuelo.

Pero si deja a Ciudadanos adelantar elecciones, perderá la oportunidad de mantener posiciones de primero o de segundo según se den situaciones. Si ahora repulsa al PP por razones de ideología trasnochada, como se dice en la biblia: quién a hierro mata a hierro muere. Si alguna vez necesitara el apoyo de los populares le pagarían con su misma moneda, la que le enviará a una oposición perpetua.

Y es que los tiempos cambiaron y, para recuperar posiciones, hay que mudar paradigmas para tomar decisiones. Socialistas, dice Leguina ya no podéis estar solos, tenéis caminos para coaligaros a izquierda o derecha, el elegir uno u otro no es inocente; pedir que os orienten, aquellos que ya estuvieron y de ello aprendieron en tiempos que también tuvieron vientos por arriba y por abajo, por oriente y occidente.

Leguina cree en su razón, pero para sus camaradas está ya trasnochado o ¿lo que está es enseñado?

Ahora en Portada 

Comentarios