Una cerradura reforzada y 'antibumping' evita la mayoría de intentos de asalto a una vivienda

  • Los robos en domicilios aumentaron un 26,4% en España en tan solo dos años, según el Balance de Criminalidad del Ministerio del Interior.
  • Fuentes policiales y especialistas en cerrajería explican cuáles son las mejores técnicas para impedir que los ladrones más sofisticados superen la puerta de casa.
Las técnicas de los ladrones son hoy muy sofisticadas y en ocasiones les basta con dos minutos para abrir una puerta.

Los robos en domicilios continúan subiendo. Es prácticamente el único indicador de la criminalidad, según el Balance de 2013 que ofrece el Ministerio del Interior, que crece respecto al año anterior. Entre 2011 y 2013 aumentaron los asaltos a viviendas un 26,4%. De los 100.780 atracos a casas perpetrados en 2011 se pasó a los 126.425 de 2012 y luego a los127.380 de 2013.

Los ladrones están especializados en abrir puertas de todo tipo y sus técnicas cada vez son más sofisticadas. El pasado lunes, de hecho, Policía y Guardia Civil detuvieron a una banda especializada en aplicar los últimos métodos conocidos, entre los que destacan el bumping o el impresioning, dos procedimientos muy de moda, pero que los ciudadanos pueden evitar implantando algunas contratécnicas.

El primero es el sistema más utilizado hoy para superar una puerta. Los ladrones introducen una llave manipulada por la ranura de la cerradura y la golpean repetidas veces, hasta que los pitones van encajando, a la vez que giran el engranaje. Requiere de una gran destreza, aunque los especialistas de la delincuencia organizada dominan de sobra el método y consiguen abrir obstáculos en apenas unos minutos. Sin embargo, fuentes policiales explican que no es difícil anular estas técnicas, o al menos complicar la labor de los cacos hasta el punto de conseguir disuadirlos.

No hay que olvidar que los ladrones eligen siempre los objetivos que les generen más beneficios en el menor tiempo, con el mínimo riesgo y sin ruido. Además, la mayoría de los robos se producen de día y por las mañanas, cuando casi todo el mundo se va al trabajo y deja su vivienda desocupada, elemento que también hay que tener en cuenta.Bumping, lo más utilizado

Para espantar a los delincuentes especializados en bumping, explican las mismas fuentes, lo mejor es hacer dos cambios en la puerta. Por un lado, instalar un escudo protector en torno a la cerradura. Esto, en la práctica, es un método muy eficaz, pues evita que los ladrones conozcan la marca del bombillo (mecanismo central de la cerradura por el que se introduce la llave y se activa la apertura o el cierre de la puerta), condición imprescindible para seleccionar la llave que hay que utilizar y que salga bien el bumping.

"Con un escudo protector no se hace imposible que te abran la puerta, pero sí se logra ralentizar mucho el proceso, ya que el ladrón tendrá que probar llaves de distintas marcas y modelos", explican las citadas fuentes, que están convencidas de que los cacos huyen cuando detectan estos obstáculos y automáticamente se van a otras puertas más fáciles de abrir. "Es un elemento disuasorio", resumen.Algunos escudos, además, evitan que la llave manipulada se pueda introducir hasta el final, requisito imprescindible también para ejecutar correctamente el bumping, con lo que se incrementa aún más la seguridad. Actualmente, un escudo que cumpla las dos finalidades descritas se sitúa en torno a los 80 o 100 euros en el mercado.

El segundo cambio que los expertos recomiendan hacer en la puerta es la implantación de un bombillo antibumping. Se trata de un aparato con la misma forma que el tradicional, pero reforzado con acero en su interior. Además, utiliza un mecanismo más complejo que el antiguo. En lugar de tener una única hilera de pitones, dispone de dos o incluso de tres que encajan por distintos frentes en la llave, que para más seguridad suele contar con un tetón en la punta que también refuerza la seguridad.

El precio de todo el conjunto está entre 150 y 300 euros, en función del nivel de calidad, ya que hay distintos grados y marcas comerciales. Las llaves de estos dispositivos, además, son imposibles de reproducir –explican las fuentes policiales–, pues solo tiene capacidad de copiarlas el distribuidor oficial y únicamente con una tarjeta de seguridad que está en posesión del dueño y que dispone de una clave secreta.Dos técnicas 'antitodo'

Tanto el escudo protector como el bombillo antibumping son, según las mismas fuentes, los dos mejores métodos para evitar el acceso a una vivienda. Ambos dispositivos, además del bumping, evitan otros mecanismos utilizados por los delincuentes organizados, como el impresioning, variante del bumping menos practicada y que consiste en crear la llave de la casa sobre la marcha, mientras se trata de abrir. En concreto, los ladrones rodean la llave con una cinta de aluminio o de cualquier otro material deformable, la introducen en la ranura y, utilizando el mismo sistema que en el bumping, van dando golpes hasta que el material va tomando la forma de la cerradura, que siempre es única.

El sistema es más complejo de lo que parece, aunque no tanto para los especialistas, que ya han desarrollado mucha destreza. "Son grupos que se dedican a esto profesionalmente, que no hacen otra cosa más que esto, que se ganan así la vida", recuerdan las fuentes policiales consultadas. La instalación del escudo protector y del bombillo antibumping también es el mejor modo de defenderse ante otro tipo de procedimientos utilizados por los malos, los sistemas que –al contrario de los relatados más arriba– sí dejan signos externos en la vivienda de haber utilizado la fuerza. Entre estos últimos destaca la mordaza, el denominado multi pick o la campana.

Los tres sistemas rompen el bombillo y lo extraen de diferentes maneras. Luego, a los cacos les basta con introducir un simple destornillador en el hueco para quitar el pestillo y abrir la puerta. La mordaza consiste en una especie de tenazas grandes que agarran el borde de la cerradura y la van forzando hasta que se rompe el bombillo por fatiga, el multi pick hace la misma función pero con otra herramienta algo más rotunda y la campana cumple igual fin con un artefacto más sofisticado. Este último, de hecho, es el más utilizado hoy día por los cacos.

[Te interesa leer: 800 vigilantes harán las tareas de guardias civiles desde este mes en 67 cárceles españolas]

El bombillo antibumping, sin embargo, al venir reforzado con acero, es muy difícil de romper incluso con los tres utensilios mencionados. De hecho, lo que ocurre cuando se fuerza con las citadas técnicas es que se retuerce en el interior de la cerradura. "Se estropea, y habrá que cambiar todo el sistema de cierre, pero no sale y no pueden robar", explican las fuentes consultadas. "Existen algunos bombillos que incluso están hechos completamente de acero", añaden.'Magic key', el enemigo del paletón

El bombillo antibumping resulta, por lo tanto, el elemento más fiable no solo contra el bumping, sino también contra la extracción de la cerradura, la clásica ganzúa o el temido taladro, otra técnica usada por los ladrones pero en menor medida, ya que requiere contar con un enchufe cerca, cosa que no se encuentra en los rellanos de las casas. Además, hace mucho ruido.

Esta solución sirve para el 95% de las cerraduras mecánicas (no domóticas) que hay instaladas en las casas españolas. El resto, ese reducido 5%, utiliza la tradicional llave gorja o de paletón, que durante mucho tiempo ha sido una de las más seguras del mercado, pero que en los últimos años ha visto cómo aparecía un duro enemigo, el denominado magic key. Se trata de un equipo de pequeñas herramientas con punta intercambiable que imita las formas y los tamaños de estas llaves y que, aunque hay que saber manejar, resulta definitivo para abrir las puertas con cerradura gorja.

Sin embargo, también en este punto las fuentes policiales apuntan soluciones. En concreto, recomiendan un escudo protector alargado en vertical y ciego (que no deja ver lo que hay detrás porque cubre la ranura). Al final, es como implantar una cerradura por encima que hay que superar antes de abrir la otra. Este escudo se destapa con una llave especial que está imantada y codificada que cuesta entre 300 y 400 euros, según la marca y lo sofisticado que sea.

Esta medida, como otras señaladas, disuade a los ladrones, que no saben a lo que se enfrentan y que prefieren desplazarse unos metros (al vecino de enfrente o al del siguiente bloque) antes que perder demasiado tiempo en luchar contra algo que no saben cuánto les va a llevar.El resbalón

Los expertos consultados, además, recomiendan cerrar siempre la puerta para evitar el denominado resbalón, técnica que usan los ladrones para abrir puertas en las que no se ha dado ninguna vuelta a la llave. Consiste en pasar un plástico flexible pero duro –radiografía, botella de refresco recortada, mica, etc.– por el filo que separa el marco y la cerradura. La puerta se abre sin apenas esfuerzo. Algunos fabricantes, de hecho, ya están sacando al mercado puertas que echan la llave solas en cuanto se cierran, para evitar el resbalón.

Las fuentes policiales sugieren no abrir a nadie por el telefonillo y llamar al 091 en cuanto se detecte a alguien sospechoso merodear por la zona. "No hay problema si es una falsa alarma, para eso estamos", recuerdan las citadas fuentes, que aconsejan también acudir a un cerrajero especializado con el fin de que nos ayude a determinar cuál es el mejor modo de asegurar nuestra finca. No es lo mismo si hay vigilancia las 24 horas, si tienes una cerradura gorja o de eurocilindro, si los malos pueden entrar por las ventanas o no, si es un piso o un chalé, explican.

El experto, continúan, ayuda a recomendar lo más adecuado para cada caso, ya que las variables son casi infinitas.Recuerdan que la seguridad al cien por cien no existe, pero que hay que esforzarse en poner obstáculos a los cacos, dificultades que les disuadan.

//

Ahora en portada

Comentarios