La Declaración de principios para observación de elecciones obliga a respetar la soberanía y la ley del país

La Generalitat quiere que los observadores que ha invitado asuman las funciones de la Sindicatura Electoral

La Declaración de principios para observación de elecciones obliga a respetar la soberanía y la ley del país

La Declaración de principios para la observación internacional de elecciones y el Código de Conducta para observadores internacionales de elecciones establecen que estas misiones deben llevarse a cabo respetando la soberanía, las leyes y las autoridades electorales del país donde se celebran.

"La observación internacional de elecciones debe llevarse a cabo respetando la soberanía del país que celebra las elecciones y respetando los derechos humanos del pueblo del país", dice el párrafo nueve de la Declaración, firmado en 2005 por las principales organizaciones dedicadas a esta tarea y recogido por Europa Press.

Además, añade que estas misiones "deben respetar las leyes del país anfitrión, así como a las autoridades nacionales, incluidos los órganos electorales, y actuar de manera compatible con el respeto y la promoción de los derechos humanos y las libertades fundamentales".

Estos documentos fueron firmados en 2005 en la sede de la ONU por representantes de una veintena de organizaciones internacionales y ONG, entre ellas las que tienen más experiencia como el Consejo de Europa, la OSCE, la OEA, la ONU, la Comisión Europea, la Comisión de Venecia y ONG como el Centro Carter o el National Democratic Institute.

Entre los firmantes no está --al menos ente los firmantes originales-- el Hague Center for Strategic Studies que es quien financia una de las misiones de observadores invitada por el Gobierno catalán para el referéndum del 1 de octubre, según ha dicho en 'El Confidencial' uno de los observadores, el holandés Daan Everts.

En todo caso, fuentes conocedoras de este tipo de misiones explican que en España solo la OSCE puede observar procesos electorales y solo de ámbito nacional.

"OBSERVACIÓN ELECTORAL A LA CARTA"

El diputado del PSOE Ignacio Sánchez-Amor, con amplia experiencia en observación internacional de elecciones, ha explicado a Europa Press que en los últimos tiempos están proliferando entidades que se ofrecen a los gobiernos para hacer una "observación electoral a la carta". Por eso, señala la importancia de que toda misión electoral haga público quién es el pagador final de la iniciativa.

"Esto no es una observación electoral, es una broma. De una entidad no especializada y cuyos protocolos son ignorados", ha escrito Sánchez-Amor en Twitter con un enlace a la entrevista que concedió el observador holandés.

El propio Consorcio de Diplomacia Pública de Cataluña intentó que la ONU lo acreditase como observador internacional, pero no lo consiguió. No obstante, este organismo aseguró que su intento no tenía que ver con el proceso soberanista en Cataluña sino con su interés de promover la observación de procesos en otros países.

Este viernes el Gobierno catalán ha pedido que los observadores que ha invitado para su anunciado referéndum, entre otras entidades asuman funciones de la Sindicatura Electoral. La Generalitat ha ordenado a la Sindicatura que se disuelva después de que el Tribunal Constitucional haya fijado el jueves multas diarias de 12.000 euros para cada uno de sus cinco miembros de la Sindicatura y de 6.000 para cada síndico territorial --también nombrados al crearse el ente-- si no desisten de organizar el 1-O.

Ahora en portada

Comentarios