Fiscalía pide nueve años y medio de cárcel para el vecino de Pozo Alcón acusado de matar a una mujer

El Ministerio Fiscal reclama nueve años y medio de cárcel para el vecino de Pozo Alcón (Jaén), C.C.L., acusado de matar a una mujer, también vecina de la misma localidad, de 63 años, cuyo cadáver permaneció oculto en su leñera al menos once días hasta que finalmente fue descubierto.

Fiscalía pide nueve años y medio de cárcel para el vecino de Pozo Alcón acusado de matar a una mujer

Tal y como relata el Ministerio Fiscal en su escrito de calificación al que ha accedido Europa Press, el 15 de marzo de 2016, C.C.L. ingresó por voluntad propia en la Unidad de Salud Mental del Hospital San Juan de la Cruz, en Úbeda ya que desde hacía años venía padeciendo problemas mentales.

El 26 de marzo, estando ingresado, pidió a su familia que se acercaran a su casa, en el número 10 de la calle Boladero, en Pozo Alcón, porque había "un perro muerto en la leñera". Fue un hermano del acusado el que accedió a la vivienda y descubrió el cadáver en avanzado estado de descomposición en un trastero que venía utilizándose como leñera.

Por estos hechos, el Ministerio Fiscal le reclama nueve años y medio de prisión por un delito de homicidio y su cumplimiento en un centro psiquiátrico acorde a su patología ya que Fiscalía considera que en el momento de los hechos, C.C.L. tenía alteradas parcialmente su capacidades cognitivas y volitivas como consecuencia de "una esquizofrenia paranoide de carácter crónico y afección continua, con sintomatología delirante de persecución".

Es precisamente por el reconocimiento de esta alteración psíquica lo que lleva al Ministerio Público a aplicar la eximente incompleta de alteración psíquica. El juicio se celebrará en la Audiencia de Jaén y se llevará a cabo por el procedimiento de la ley del jurado.

El Ministerio Público establece que la muerte se produjo en una fecha no determinada entre los días 12 y 15 de marzo de 2016. Según el escrito de acusación del fiscal, el acusado recibió en su casa la visita de Josefa, a la que describe como "una conocida" y a la que invitó a pasar a la vivienda.

Fiscalía establece que aparentemente no había relación entre víctima y acusado y que fue en el interior cuando "sin motivo aparente, Cipriano decidió atacar "violentamente" a Josefa, asiendo en una de sus manos un cúter que había sacado de uno de sus bolsillos". De esta forma, le propinó "un gran corte en el cuello, de unos 12 centímetros de longitud".

Como consecuencia de la herida, la mujer cayó "de forma fulminante al suelo" y "se desangró incesante y velozmente". Una vez muerta, el acusado trasladó el cuerpo a la leñera y tras limpiar el escenario decidió ingresar voluntariamente en el hospital donde a los días acabaría pidiendo a su familia que mirara en la leñera.

El caso se juzgará en la Audiencia de Jaén con un tribunal del jurado, aunque todavía no se ha fijado la fecha para la celebración del juicio.

Ahora en portada

Comentarios