La denuncia por sedición corresponde finalmente a la juez Lamela tras un error en el reparto

Había recaído en el juez Moreno pero le compete a Lamela por estar de guardia cuando la Fiscalía interpuso la denuncia

La denuncia por sedición presentada por la Fiscalía por los incidentes de Cataluña del pasado 20 y 21 de septiembre corresponde finalmente a la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, al ser ella la que estaba de guardia cuando se registró la denuncia.

Según informan fuentes jurídicas, el juez decano de los Juzgados de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, advirtió de que se habría producido un error al enviar a reparto la denuncia y recaer en un primer momento en el magistrado Ismael Moreno, quien estuvo al frente de la causa de los titiriteros.

La denuncia compete a la juez dado que se interpuso los días en los que estaba de guardia. La magistrada, que ahora tiene que decidir si la admite o no a trámite, es la que ha estado al frente de investigaciones como la de las agresiones a dos guardias civiles de Alsasua (Navarra), causa en la que acabó procesando a ocho personas, seis de las cuáles se enfrentan a una petición de la Fiscalía de 50 años de cárcel por lesiones terroristas.

IMPULSO DE REFERÉNDUM INDEPENDENTISTA

En su denuncia, la Fiscalía atribuye esta conducta delictiva a las "personas que han inducido, sostenido o dirigido" los incidentes de la pasada semana pero también a la "existencia de un concierto de voluntades entre personas o entidades, públicas o privadas" que con sus actos hayan impulsado movilizaciones o "movimientos populares para imponer en referéndum".

En el texto se pide al juez que abra actuaciones por estos hechos y que dirija oficio a la Guardia Civil para que elabore un atestado con "todas las actuaciones llevadas a cabo para impedir la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad" en cumplimiento de las resoluciones dictadas por el juez de instrucción número 13 de Barcelona, Juan Antonio Ramírez Sunyer.

Ahora en portada

Comentarios