El 'hacker' ruso reclamado por EEUU pide no ser entregado ante el temor de recibir torturas para sacarle información

Piotr Levashov, el 'hacker' ruso acusado por el Gobierno de Estados Unidos de presunta injerencia en las elecciones presidenciales del año pasado, ha pedido no ser extraditado porque teme que pueda ser sometido a torturas para sacarle información, ya que es oficial del Ejército ruso y ha trabajado para el partido de Vladimir Putin.

En las veces que se ha podido dirigir al tribunal de la Audiencia Nacional que debe decidir sobre su extradición, Levashov ha insistido en que no desea ser entregado a Estados Unidos porque allí le "esperan torturas" y teme que le van a "introducir drogas a la fuerza para obtener información" sobre sus actividades en Rusia para el partido gobernante.

El sospechoso, que hablaba en ruso y era traducido de forma simultánea, ha indicado que está "absolutamente seguro de que en un año perdería la vida", puesto que sería "sometido a torturas" y "terminaría suicidándose". Además, ha señalado que no quiere "ser enterrado" en un lugar que no conoce y que esté lejos de su familia.

El 'hacker' ha explicado que se dedica a la "organización de eventos", pero que estudió informática en la universidad. También ha añadido que es oficial del Ejército ruso y, por tanto, ha tenido acceso a información confidencial que juró no revelar, aunque luego ha apuntado que estaría dispuesto a "contestar cualquier pregunta" sólo por evitar su extradición.

INFORMACIÓN SOBRE OPOSITORES

En cuanto a su trabajo para el partido Rusia Unida, que lidera Putin, Levashov ha afirmado que su labor consistía en recabar información sobre los líderes políticos opositores y entregarla cuando se le indicaba desde el Gobierno.

Las autoridades rusas también han emitido una orden de extradición, que la justicia española recibió el pasado 20 de septiembre. A la pregunta de si le gustaría ser entregado a su país, el 'hacker' ha respondido que antes querría examinar de qué le acusan allí para "tomar la decisión correcta".

Levashov fue detenido en Barcelona el pasado mes de abril, cuando se encontraba de vacaciones, como él mismo ha dicho, con su mujer y su hijo desde el 18 de marzo anterior. La orden internacional de detención había sido emitida por el FBI meses antes.

La fiscal María Antonia Sanz ha pedido al tribunal que autorice la entrega porque el detenido ha reconocido ser la persona que reclaman las autoridades norteamericanas y, según la investigación realizada por el FBI, las víctimas del 'hackeo' están en Estados Unidos y que no hay ningún procedimiento iniciado en España contra él.

LA FISCAL NO VE MOTIVACIÓN POLÍTICA

Además, el Ministerio Público ha remarcado que "no hay constancia probada o indicio suficiente para alegar una motivación política" en la solicitud de extradición y ha reprochado que la defensa del sospechoso recurra a estos argumentos a través de "recortes de prensa". "Los técnicos del Derecho nos tenemos que ajustar al procedimiento. Y si se han 'hackeado' los procesos electorales, no es una investigación política, sino penal", ha aseverado.

Por su parte, el abogado de Levashov ha asegurado que el detenido "no es el que está buscando" Estados Unidos, ya que en la demanda de extradición se incluye una descripción física que "nada tiene que ver" con el acusado, por lo que "podría haber habido una confusión".

Además, ha explicado que la jurisdicción española sí tiene competencia para juzgar los posibles delitos, ya que en la propia demanda de extradición se indica que las conductas que se atribuyen a Levashov se cometieron hasta el 7 de abril y él había llegado a España a mediados de marzo. "Habría cometido delitos en suelo español y ha podido haber víctimas españolas", ha dicho.

LA DEFENSA CREE QUE NO SÓLO LE BUSCAN POR DELITOS INFORMÁTICOS

En cuanto al argumento de que en la orden internacional de detención hay "motivación política", el abogado ha preguntado "qué mayor prueba se necesita que la presentación de Rusia de una demanda de extradición". "Ha trabajado para el partido político más importante, ha tenido acceso a secretos de Estado, tiene formación militar... ¿Es que alguien se cree que el Gobierno de Estados Unidos le busca por delitos informáticos?", ha insistido.

En este sentido, la defensa se ha preguntado también si "alguien se cree que no va a sufrir presión cuando aparece en todos los medios" como el responsable del 'hackeo' con el que supuestamente se llevó a cabo la injerencia en las elecciones presidenciales en las que Donald Trump resultó vencedor.

Antes de que finalizara la vista de extradición, Levashov ha vuelto a decir que le "gustaría que esta situación se solucionara cuanto antes" y que está "dispuesto a contestar a cualquier pregunta", pero que "bajo ningún concepto" quiere ser entregado a las autoridades norteamericanas. "Gracias", ha añadido en español.

Ahora en portada

Comentarios