China versus Tíbet: ¿porqué empezó todo?

En toda la meseta tibetana, una extensión de China más grande que Europa occidental, ha echado raíces una forma desesperada y angustiosa de protestar. En los últimos meses, casi dos docenas de tibetanos se han prendido fuego. Para la mayoría se trata de un desafío contra China, pero el conflicto tiene raices más profundas.

SUICIDIOS PROTESTA EN EL TÍBET

Con una gran superficie bajo el control de la policía y el bloqueo militar, periodistas extranjeros, diplomáticos e incluso los turistas han sido excluidos de los puntos conflictivos de la meseta tibetana de China, es difícil descifrar exactamente lo qué está sucediendo.

Las raíces del problema son profundas.

"Se ha estado construyendo a lo largo de muchos años", dice Tsering Tsomo, director ejecutivo del Centro Tibetano para los Derechos Humanos y la Democracia. La organización tiene su sede en Dharamsala, India, sede del Gobierno tibetano en el exilio.

"Cuando nos fijamos en toda la historia del dominio chino en el Tíbet, todo gira en torno a la forma en que el Gobierno chino ha respondido a las preocupaciones del Tíbet", explica. "Eso es lo que nos ha llevado a esta etapa."

Siendo más concretos, dicen los expertos, el descontento actual en el Tíbet está vinculado directamente al año 2008, cuando China aplicó un estricto control después de los disturbios que según las informaciones asesinaron a 19 personas en Lhasa.

China intensifica su control


Desde entonces, el Gobierno chino ha tomado medidas drásticas contra todas las áreas tibetanas, en particular los monasterios, el centro de la cultura tibetana y la religión.

Han exigido que los monjes participen en la "educación patriótica", y los comités gubernamentales han sido colocados controlando los monasterios. Ahora parece que, en lugar de recuperarse, la relación de China con los tibetanos ha empeorado.

Como respuesta a las recientes protestas y auto-inmolaciones, lo que algunos están llamando la "Revolución Tsampa" (un guiño a la harina de cebada tostada tibetana) - China ha aumentado las fuerzas militares y policiales, tanto a las afueras de la meseta del Tibet como en distintas partes de otros provincias en las que viven los tibetanos.

Los medios chinos informan que los funcionarios locales han recibido la orden de "prepararse para la guerra" en las áreas tibetanas.

Para los funcionarios irresponsables que se alejan de sus deberes, no aplican las políticas o son declarados culpables de incumplimiento de sus deberes en el mantenimiento de la estabilidad, deberán ser inmediatamente removidos de sus cargos, en espera de ser castigados, independientemente de lo grandes que hayan sido las contribuciones que hicieron en el pasado o del tipo de posición que tuvieran", según  Chen Quanguo, jefe del Partido Comunista del Tíbet, que fue citado por el periódico  "Tíbet Daily" a principios de este mes.

El siguiente video contiene imágenes gráficas de una monja tibetana auto-inmolándose.


Monjes bajo la presión en todo el Tíbet

En varios monasterios de la parte norte de la meseta tibetana, la escena es tranquila, pero el estado de ánimo es sombrío. La mayoría de las protestas y las auto-inmolaciones han tenido lugar al sur de aquí, pero la noticia de las protestas ha viajado por todo el mundo.

En un monasterio, los monjes están dispuestos a hablar sobre el Dalai Lama, cuyas fotos todavía tienen lugares de honor en los templos y salas.

Los monjes saben todo acerca de lo que ha sucedido en Aba (Ngaba en tibetano), la parte tibetana de la provincia de Sichuan ahora bajo el bloqueo militar, y están actualizados exactamente de cómo muchos de los manifestantes se han auto-prendido fuego en los últimos meses.

Sobrecogidos, describieron a los que se han auto-inmolado como "grandes".

El Año Nuevo chino a finales de enero, dicen, fue la prueba principal para los monasterios tibetanos. Los monjes fueron obligados a celebrar la fiesta, incluso después de que muchos hubieran perecido en las protestas o enfrentamientos con las fuerzas de seguridad chinas.

"Mucha de nuestra gente ha muerto", dice un monje. "Ninguno de los monasterios lo celebró. ... El Gobierno impuso un estricto control sobre nosotros". Los controles implicaban a la policía, los paramilitares y, en algunos casos, el ejército.

Los monjes dijeron que la situación se ha tranquilizado un poco desde el año nuevo, pero sigue habiendo problemas profundamente arraigados.

El Año Nuevo Tibetano el miércoles y el aniversario a mediados de marzo de revueltas tibetanas contra el régimen chino podrían agravar la situación. Los grupos tibetanos fuera de China están pidiendo una huelga de hambre, mientras que los medios de comunicación chinos inexplicablemente pintan la situación como festiva.

Más allá de la repetición anual de estas fechas "sensibles", Pekín parece estar jugando un juego de espera con el Dalai Lama, tal vez esperando que el problema desaparezca cuando el anciano monje muera.

El estudioso del Tibet Robbie Barnett, de la Universidad de Columbia, advierte que estos últimos 25 meses son  el período más largo de una década que China ha desperdiciado de negociaciones con los líderes tibetanos en el exilio.

En el interior del Monasterio de Kumbum

Con los comités dirigidos por el Gobierno, en lugar de los monjes, que ahora controlan todos los monasterios del Tíbet, el monasterio de Kumbum (conocido en China como el Si Ta'er) en la provincia de Qinghai da una idea de lo que podría llegar a ser la cultura tibetana durante un tiempo. En uno de los más importantes monasterios de budismo tibetano, el turismo ha tenido una clara prioridad sobre el dogma.

Un ticket de cerca de 13 dólares para entrar en el monasterio, donde hablan de la convulsión que se está desatando en toda la meseta tibetana, no es bien recibido.

Grupos de turistas chinos se mueven a través de los templos y callejones, insertando tarjetas a través de lectores electrónicos ubicados en cada entrada y escuchando atentamente mientras sus guías cuentan una historia de luz y brisa sobre el Tíbet.

Ahora en Portada 

Comentarios