Agentes y testigos en el caso contra una familia y varios amigos dicen que los accidentes en rotondas eran intencionados

Un agente ve llamativos "tantos en mismo lugar y con misma dinámica" y las defensas acusan a testigos de "contradicciones e intereses"

Testigos de una supuesta trama por la que varios miembros de una misma familia y amigos de éstos presuntamente provocaron una decena de accidentes en las rotondas de Coia, Plaza América y Florida, en Vigo, han apuntado a la intencionalidad de estos sucesos, y un agente ha añadido que las condiciones en que se produjeron denota que "no es una casualidad".

El juicio por estos hechos se ha celebrado en la mañana de este jueves en el Juzgado de lo Penal número tres de Vigo, donde los 11 acusados de delito de estafa continuada han defendido su inocencia y han pedido su libre absolución, al mantener que no hubo "engaño" en los hechos porque en ese caso las aseguradoras no habrían abonado los gastos por los daños y lesiones que sufrieron.

Los conductores de los vehículos implicados en los siniestros que han comparecido este jueves como testigos, han coincidido en que los daños que sufrieron en sus propios vehículos fueron "mínimos", no sufrieron lesiones, iban a velocidades bajas, señalizaron las maniobras y circulaban por el carril interior o el central y tuvieron el accidente cuando pretendían salir.

En todos los casos, o bien no vieron al otro vehículo o consideraban que estaba lo suficientemente lejos como para hacer la maniobra con seguridad. Además, aunque varios han reconocido que la culpa era suya, ya que los acusados circulaban por el carril exterior de las rotondas, también han sostenido que éstos buscaban provocar los accidentes.

Así, uno de los testigos, ha sostenido que varios de los acusados aparecieron en un vehículo "de repente y a una velocidad mucho mayor" de la que iban poco antes, e inmediatamente tras el accidente avisaron a Atestados y a la ambulancia. "Sospecho que era intencionado, porque no había razón, no había tráfico tampoco", ha apostillado.

Otro varón ha agregado que cuando tuvo el accidente iba en el coche con su hija, quien reconoció a alguno de los chicos porque su grupo era conocido porque "se dedicaba a provocar accidentes en rotondas". Igualmente, una mujer ha considerado que el siniestro en el que se vio implicada "podía haberse evitado".

"SE BUSCÓ LA COLISIÓN"

A continuación, un agente que instruyó varios atestados ha indicado que se detectaron "hasta 11 accidentes entre 2008 y 2014" con los mismos implicados. "Nos llamó la atención el historial y la forma en que se producen los accidentes: Tantos en un mismo lugar y con la misma dinámica", ha remarcado, antes de añadir que "no es una casualidad".

Una vez finalizadas las declaraciones, todas las partes han elevado sus conclusiones a definitivas, tras lo que la fiscala ha arrancado su exposición, por la que ha mantenido que "se cumplen los requisitos para interesar la condena" de los 11 acusados.

Entre los indicios en los que sostiene su culpabilidad ha mencionado el número de accidentes acontecidos; que la mayoría produjeron en el mismo lugar; que las personas implicadas son miembros de una misma familia o amigos; que la mecánica es siempre la misma; y que solo los acusados sufren lesiones y daños, cuando "con los que chocan no".

"Una cosa es la infracción del reglamento, salvo que uno cause el accidente de forma intencionada", ha recalcado, a colación de lo que ha mantenido que "en todos estos casos se buscó la colisión" --que causaba desperfectos muy leves en los vehículos-- para simular haber sufrido lesiones subjetivas de consideración con objetivo de cobrar las indemnizaciones de la aseguradora.

LIBRE ABSOLUCIÓN

Por su parte, las defensas de los acusados, algunos de los cuales han negado que haya relación entre ellos, han pedido su libre absolución y aplicar el principio 'in dubio pro reo', al entender que si los accidentes hubiesen sido intencionados, las aseguradoras no habrían pagado y los otros conductores serían los primeros en llamar a la policía y en reconocer lo ocurrido como tal.

En este marco, los letrados han considerado que los conductores que han comparecido como testigos tienen "interés en este procedimiento", ya que se les abonarían los gastos por los daños de sus vehículos y no se les subiría la póliza del seguro; y sobre sus testimonios han dicho que tenían "falta de objetividad" e incurrieron en "numerosas contradicciones".

Al finalizar la exposición de conclusiones, se ha dado el último turno de palabra a los acusados, que solo ha utilizado uno de ellos. Este varón ha sostenido que la aseguradora abrió esta causa judicial cuando él demandó a dicha aseguradora.

Cada uno de los 11 acusados en esta causa se enfrentan a una pena de dos años de prisión, a excepción de la madre y el hijo implicados en el caso, que afrontan sendas penas de dos años y medio de cárcel.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios