Echávarri alega que el despido de la cuñada del portavoz del PP responde a una "reestructuración" de puestos

El alcalde de Alicante, el socialista Gabriel Echávarri, ha alegado que el despido de la cuñada del portavoz del grupo municipal del Partido Popular, Luis Barcala, contratada como interina en el Ayuntamiento, responde al inicio de un proceso de "reestructuración" y "retirada de aquellos puestos de trabajo que no accedieron por proceso selectivo y que no eran funcionarios interinos con cargo a plaza, posteriores a 2005".

El objetivo es "liberar masa salarial y tener dinero suficiente para hacer oferta de empleo público para todos los alicantinos y alicantinas en igualdad". Echávarri ha atendido a los medios este viernes antes de visitar el parque Lo Morant con vecinos de la zona.

De este modo, el primer edil ha respondido a las críticas del PP que este jueves denunciaba a través de un comunicado que este despido se producía dos días después de poner en conocimiento de la Fiscalía Anticorrupción el supuesto fraccionamiento de contratos de la Concejalía de Comercio, que dirige el propio Echávarri.

En este sentido, ha manifestado que esta reestructuración había que "afrontarla" antes o después. Ahora que están en el ecuador de la legislatura, ha continuado, hay que hacer efectivas las "reivindicaciones" que llevaban en los programas electorales.

Además, ha apuntado que si no hubieran comenzado por esta persona -interina en la Concejalía de Cultura- "podría haber sido la que continuara" y ha apostillado que su función laboral, en principio contratada para un tema concreto del MACA, "tuvo que haber cesado en su momento", ya que estaba "funcionalizada".

No en vano, ha indicado que, según creía, eran seis quienes estaban en similar situación en Cultura, pero habría "muchísimas más" en el Ayuntamiento. De hecho, ha asegurado que el proceso ya está iniciado y están estudiando más casos.

No obstante, ha diferenciado "claramente" entre el personal funcionario que ha pasado un proceso selectivo o no y si no lo ha pasado "si las funciones para las que ha sido empleado han vencido o no". Al respecto de este último supuesto, ha indicado que si una vez finalizadas las tareas para las que fue contratado continúa trabajando es "una puerta de atrás a la función pública" y una "discriminación".

Preguntado por si estaba consultando esto con sus socios de Gobierno (Guanyar y Compromís), Echávarri ha afirmado que es una cuestión de Recursos Humanos. En todo caso, ha rechazado valorar la opinión contraria del concejal del área, Dani Simóm (Guanyar), y de los portavoces Natxo Bellido y Miguel Ángel Pavón. A ello ha añadido que en el PSPV creen en "igualdad, mérito y capacidad" y que en la función pública "no hay atajos".

El objetivo es "liberar masa salarial y tener dinero suficiente para hacer oferta de empleo público para todos los alicantinos y alicantinas en igualdad". Echávarri ha atendido a los medios este viernes antes de visitar el parque Lo Morant con vecinos de la zona.

De este modo, el primer edil ha respondido a las críticas del PP que este jueves denunciaba a través de un comunicado que este despido se producía dos días después de poner en conocimiento de la Fiscalía Anticorrupción el supuesto fraccionamiento de contratos de la Concejalía de Comercio, que dirige el propio Echávarri.

En este sentido, ha manifestado que esta reestructuración había que "afrontarla" antes o después. Ahora que están en el ecuador de la legislatura, ha continuado, hay que hacer efectivas las "reivindicaciones" que llevaban en los programas electorales.

Además, ha apuntado que si no hubieran comenzado por esta persona -interina en la Concejalía de Cultura- "podría haber sido la que continuara" y ha apostillado que su función laboral, en principio contratada para un tema concreto del MACA, "tuvo que haber cesado en su momento", ya que estaba "funcionalizada".

No en vano, ha indicado que, según creía, eran seis quienes estaban en similar situación en Cultura, pero habría "muchísimas más" en el Ayuntamiento. De hecho, ha asegurado que el proceso ya está iniciado y están estudiando más casos.

No obstante, ha diferenciado "claramente" entre el personal funcionario que ha pasado un proceso selectivo o no y si no lo ha pasado "si las funciones para las que ha sido empleado han vencido o no". Al respecto de este último supuesto, ha indicado que si una vez finalizadas las tareas para las que fue contratado continúa trabajando es "una puerta de atrás a la función pública" y una "discriminación".

Preguntado por si estaba consultando esto con sus socios de Gobierno (Guanyar y Compromís), Echávarri ha afirmado que es una cuestión de Recursos Humanos. En todo caso, ha rechazado valorar la opinión contraria del concejal del área, Dani Simóm (Guanyar), y de los portavoces Natxo Bellido y Miguel Ángel Pavón. A ello ha añadido que en el PSPV creen en "igualdad, mérito y capacidad" y que en la función pública "no hay atajos".

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios