McGuinness y Norris protagonizarán la campaña presidencial irlandesa

Un récord de siete candidatos comenzaron hoy la campaña para las elecciones presidenciales irlandesas del 27 de octubre, que deja entrever que los principales rivales serán el norirlandés Martin McGuinness y el activista gay David Norris.

Javier Aja

Dublín, 28 sep.- Un récord de siete candidatos comenzaron hoy la campaña para las elecciones presidenciales irlandesas del 27 de octubre, que deja entrever que los principales rivales serán el norirlandés Martin McGuinness y el activista gay David Norris.

Tras concluir a mediodía el plazo de presentación de candidaturas, los siete candidatos se pusieron manos a la obra para participar apenas hora después en un debate múltiple en la Radiotelevisión irlandesa (RTE).

La mesa redonda estuvo organizada para que los aspirantes a convertirse en Presidente/a de Irlanda presentasen su visión sobre un cargo de carácter representativo que hasta ahora ocupa Mary McAleese del Fianna Fail, pero tanto McGuinness como Norris ya se vieron obligados a responder a cuestiones sobre su pasado.

Será la tónica de la campaña. Nada nuevo para Norris, un locuaz senador independiente con fama de dandy, o para McGuinness, exviceministro principal norirlandés, "número dos" del Sinn Fein y ex comandante del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA).

McGuinness, de 61 años, volvió a presentarse hoy como un hombre de "paz", capaz de usar su influencia en el seno de la organización terrorista para "romper el ciclo de violencia" que azotó a la isla durante más de cuarenta años.

El primer candidato presidencial en la historia del Sinn Fein también volvió a negar que haya permanecido en el IRA después de 1974, fecha que él mismo confesó al declarar bajo juramento ante el tribunal que investigó el "Domingo Sangriento" de Derry (1972).

Los otros candidatos y los medios de comunicación buscan con ahínco una grieta que demuestre que, según sus críticos, continuó siendo un destacado dirigente del IRA después de esa fecha y debe responder por las atrocidades cometidas desde entonces.

A su favor juega que es la cara amable del movimiento republicano y que su partido puede presumir de tener una de las maquinarias electorales mejor engrasadas de Irlanda.

En tiempos de profunda crisis económica, tampoco está mal visto entre ciertos sectores el aire de antisistema del senador Norris, de 67 años y al que las encuestas sitúan como máximo favorito para convertirse en el primer presidente abiertamente gay de Irlanda.

Norris puede además desempeñar el papel de hombre que cae en desgracia y resurge, una cualidad que gusta también a cierto electorado.

Animado por la reacción de la opinión pública, el senador logró este martes "in extremis" los apoyos necesarios para relanzar su candidatura, después de que el pasado agosto se viera obligado a retirarla a raíz de un escándalo sexual y de tráfico de influencias.

Un bloguero sacó a la luz la existencia de varias cartas enviadas por el senador, destacado activista por los derechos de los homosexuales, a la Justicia israelí en 1997 pidiendo clemencia para su exnovio Ezra Yitzhak Nawi, quien había sido condenado por cometer un delito de estupro con un varón de 15 años.

Norris pasó hoy de puntillas sobre este asunto y se limitó a recordar que sus abogados le han recomendado que no haga públicas esas misivas, como reclaman sus adversarios.

El senador forma, junto a la exeurodiputada y ganadora de Eurovisión Dana Rosemary Scallon, Séan Gallagher y Mary Davis, el grupo de candidatos independientes que deberán luchar contra los tres partidos políticos que decidieron presentarse a estos comicios.

Gallagher, el más joven con 49 años, es un conocido magnate empresarial cuyas apariciones en un "reality" de la televisión irlandesa le ha convertido en una cara familiar, mientras Davis, de 57 años, es una conocida activista por los derechos de los discapacitados.

El partido gobernante Fine Gael (FG, conservador) participa con su eurodiputado Gay Mitchell, de 60 años, mientras que sus socios en el Ejecutivo del Partido Laborista lo hacen con el parlamentario Michael D Higgins, el más veterano con 70 años.

Según una encuesta publicada el pasado domingo por el rotativo "The Sunday Businness Post", Norris, Higgins y McGuinness se reparten la mayoría de la intención de voto, con un 21, 18, 16 por ciento, respectivamente.

A cierta distancia les siguen Davis y Mitchell, con un 13 por ciento de apoyo cada uno y Gallagher, con un 11 por ciento, mientras que Dana se queda con el 6 por ciento restante.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING