Lunes, 23.10.2017 - 06:40 h

Muere un soldado de Malí en una emboscada en el norte del país

Al menos un soldado maliense ha muerto este miércoles en una emboscada tendida en los alrededores de la localidad de Ménaka (norte), en una jornada en la que además ha sido atacada con morteros una base de la Misión de Estabilización de Naciones Unidas en Malí (MINUSMA) en Kidal.

Según las informaciones recogidas por la emisora Radio France Internationale, un convoy de la Guardia Nacional ha sido objeto de una emboscada a unos 50 kilómetros de Ménaka.

El Ejército ha confirmado un muerto y un herido, agregando que además un vehículo militar ha sido robado. Las fuerzas de seguridad se han desplegado en la zona para intentar capturar a los atacantes.

Por otra parte, la MINUSMA ha denunciado que el ataque contra su base ha dejado un 'casco azul' herido, agregando que se ha tratado de dos ataques simultáneos contra puestos avanzados de la misión.

"Estos ataques no afectan la determinación de la misión de continuar su mandato al lado de todos los que están involucrados en la aplicación integral del acuerdo de paz", ha dicho el 'número dos' de la MINUSMA, Koen Davidse.

El norte de Malí es una región convulsa con presencia de tropas francesas desde la revuelta tuareg de 2013, que rápidamente fue secuestrada por grupos yihadistas, lo que provocó la intervención militar de París en su antigua colonia. La inestabilidad se ha extendido en los últimos meses hacia la zona centro del país.

El Gobierno de Malí aprobó el 30 de abril prorrogar seis meses más el estado de emergencia, misma jornada en la que Francia informó de la muerte de 20 milicianos en una zona boscosa entre Malí y Burkina Faso en una operación en la que participaron efectivos de aire y de tierra.

Diversos grupos armados han ejecutado en los últimos meses varios ataques en Malí, siendo uno de los más graves un atentado suicida ejecutado en enero por Al Murabitún contra una base militar de Gao, en el que murieron al menos 77 soldados y miembros de milicias firmantes del acuerdo de paz de 2015.

Tras el atentado, el presidente de Malí, Ibrahim Boubacar Keita, hizo un llamamiento a aplicar en su totalidad el acuerdo de paz, pidiendo que el ataque no impacte negativamente en este proceso.

Sin embargo, desde entonces han aumentado los enfrentamientos entre la CMA y la Plataforma, que se han acusado mutuamente de no respetar los términos del citado acuerdo de paz, firmado en Argelia.

Ahora en portada

Comentarios