El claro liderazgo de Piñera desplaza el interés electoral hacia su rival en segunda vuelta

El ex presidente chileno Sebastián Piñera sigue siendo el favorito para ganar las elecciones del 19 de noviembre, a gran distancia del candidato independiente Alejandro Guillier y de la izquierdista Beatriz Sánchez, que se disputan la plaza para la segunda vuelta del 17 de diciembre, según ha revelado este viernes el Centro de Estudios Públicos.

Piñera, que va en cabeza desde antes de que hiciera oficial su candidatura presidencial por la alianza conservadora Chile Vamos, sumaría un 31 por ciento de los votos en la primera vuelta, donde Guillier y Sánchez obtendrían un 14 y un diez por ciento, respectivamente.

Ya en el balotaje, la encuesta, realizada entre el 21 de julio y el 17 de agosto con un margen de error de tres puntos, ofrece un resultado más ajustado, pero Piñera conseguiría la reelección con un 39 por ciento, tanto si se enfrenta a Guillier como si lo hace con Sánchez.

"Hemos tenido un muy buen resultado", ha dicho Andrés Chadwick, uno de los jefes de la campaña electoral de Chile Vamos, en un vídeo difundido en redes sociales. "Con unidad y convicción ganaremos", ha afirmado, por su parte, Cecilia Pérez, otra de las representantes del grupo opositor, en Twitter.

La clara ventaja de Piñera ha hecho que el debate político en Chile se centre en la segunda posición, ya que la abanderada del Frente Amplio --coalición de izquierda-- se ha ido acercando a Guillier, a quien en un principio los sondeos sobre intención de voto situaban sin duda en segunda vuelta.

CEP también ha sondeado la popularidad de la actual presidenta, Michelle Bachelet, que ha subido tres puntos respecto al anterior estudio hasta situarse en un 21 por ciento, una cifra muy baja, teniendo en cuenta que en 2010 se despidió de La Moneda con en torno a un 80 por ciento.

El apoyo a la líder suramericana no ha dejado de caer desde que comenzó su segundo mandato, en 2014, debido a los numerosos escándalos de corrupción que han rodeado a su Gobierno y que han salpicado incluso a su hijo y su nuera.

Piñera, en cambio, ha salido ileso de las investigaciones que se han realizado en su contra por, supuestamente, valerse de su cargo como jefe de Estado (2010-2014) para favorecer sus millonarios negocios privados.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios