El presidente de la comisión electoral rechaza una vez más las peticiones opositoras para que dimita

El presidente de la comisión electoral de Kenia, Ezra Chiloba, ha rechazado una vez más este martes los llamamientos de la oposición para que dimita, reiterando que encabezará la repetición de las presidenciales, previstas para el 26 de octubre.

En sus declaraciones, ha recordado que el Tribunal Supremo apuntó a fallos sistemáticos en el proceso, sin acusarle directamente de ser responsable de los mismos, según ha informado el diario local 'Standard'.

Las palabras de Chiloba han llegado horas después de que cientos de manifestantes se concentraran frente a la sede del organismo, en una protesta convocada por la coalición opositora Super Alianza Nacional de Kenia (NASA).

La Policía ha utilizado gases lacrimógenos y porras para dispersar a los concentrados, que han exigido que los responsables de la comisión electoral dimitan antes de la repetición de las presidenciales.

La NASA ha acusado al organismo de ignorar sus reclamaciones para realice modificaciones al organismo que garanticen la limpieza de la repetición de los comicios.

"No participaremos en unas elecciones encabezadas por funcionarios contaminados. Debe haber rendición de cuentas por el caos que ocurrió", dijo el lunes el 'número dos' de la coalición opositora, Moses Wetangula.

El Tribunal Supremo de Kenia criticó la semana pasada a la comisión electoral del país por no verificar los resultados de las presidenciales, asegurando que se produjeron irregularidades en el recuento de los votos.

El tribunal emitió una orden detallada de los motivos por los que anuló las elecciones del pasado 8 de agosto y ordenó la celebración de nuevos comicios en un plazo de 60 días. La decisión de la corte, anunciada el pasado 1 de septiembre, es única en su especie dentro del continente africano.

La comisión electoral de Kenia aseguró tras los comicios de agosto que el presidente, Uhuru Kenyatta, había vuelto a ganar por 1,5 millones de votos. No obstante, el líder opositor, Raila Odinga, rechazó su derrota y acusó a las autoridades electorales de cometer fraude y falsificar los resultados.

LA ANULACIÓN DE LOS RESULTADOS

El Tribunal Supremo de Kenia ordenó el 1 de septiembre la anulación de la victoria de Kenyatta, afirmando que los resultados son "inválidos y nulos" a causa de las "irregularidades" registradas en las elecciones celebradas en agosto.

"Las elecciones no son un evento, sino un proceso. Tras considerar la totalidad de las pruebas, creemos que las elecciones no se llevaron a cabo de acuerdo con los dictados de la Constitución y los principios aplicables", dijo entonces Maraga.

Tras el fallo, Kenyatta afirmó que no estaba de acuerdo con la anulación de su victoria, si bien recalcó que "respeta" la decisión. La NASA rechazó los resultados oficiales, que concedieron la victoria a Kenyatta con 1,4 millones de votos, esgrimiendo que el sistema informático de la Comisión Electoral sufrió un ciberataque que permitió manipular los datos.

La Comisión Electoral admitió que sufrió un ataque informático y, tras una investigación interna, concluyó que no tuvo ninguna consecuencia en el escrutinio de los votos emitidos. Sin embargo, Odinga aseguró que en más de un tercio de los centros de votación se produjeron fallos por irregularidades en el proceso electrónico de transmisión de votos y acudió al Tribunal Supremo para que se pronunciara sobre lo sucedido.

La denuncia de fraude electoral por parte de la oposición desató violentas protestas en Nairobi y otras ciudades que dejaron decenas de muertos e hicieron temer una crisis postelectoral similar a la de 2007, que se saldó con más de mil muertos y 600.000 desplazados.

Odinga ya denunció fraude electoral en 2007 --cuando perdió frente a Mwai Kibaki-- y 2013. La última vez también acudió a los tribunales, que terminaron dando la razón a Kenyatta.

Ahora en portada

Comentarios