Entra en vigor la nueva ordenanza de movilidad

Madrid expulsa de la acera los patinetes eléctricos para proteger a los peatones

La nueva normativa equipara estos vehículos a la bicicleta, por lo que podrán circular por calles con límite de velocidad de 30km/h. 

Patinetes eléctricos en Madrid
Patinetes eléctricos en Madrid / EUROPA PRESS

Los patinetes eléctricos, uno de los vehículos en expansión, estrena regulación en Madrid. Así, tras varios meses de crecimiento con una normativa indefinida, a partir de este miércoles se somete a la Ordenanza de Movilidad Sostenible, que aprobó el Ayuntamiento de Madrid con el objetivo de que la expansión de los patinetes no limite el espacio de los peatones. La nueva ordenanza prohíbe a los Vehículos de Movilidad Urbana (VMU), como los patinetes eléctricos y otros vehículos similares como los ‘segways’, la circulación por aceras y otros espacios reservados con carácter exclusivo para peatones.

El crecimiento de estos vehículos parece innegable. Desde agosto, solo los patinetes de renta compartida de Lime han realizado 100.000 desplazamientos. Junto a esta marca, opera la marca VOI y, en las próximas semanas, se incorporará nuevas empresas que esperaban la aprobación de la nueva normativa municipal para operar en Madrid. La nueva regla les exige una autorización específica y cumplir requisitos como la contratación de un seguro de responsabilidad civil.

El Consistorio madrileño busca un despliegue territorial "equilibrado" de estos sistemas, de manera que las empresas se repartan por Madrid. El Ayuntamiento prevé elaborar un mapa de las zonas donde opere cada una de las compañías para conseguir una mejor distribución y que no se saturen los distritos donde haya mayor interés por los patinetes eléctricos, especialmente en el centro. Hasta ahora el Consistorio no ofrece datos de estos vehículos, pero las empresas tendrán que informar sobre el número de patinetes con que cuentan y dónde están instalados.

El Gobierno municipal de Manuela Carmena ha presentado este miércoles la nueva Ordenanza de Movilidad Sostenible y planea campañas de concienciación para difundir esta normativa y además multará a quien se la salte.

La normativa equipara los patinetes eléctricos a la bicicleta, por lo que la acera queda limitada a aquellos que no tengan motor y no superen los 5 kilómetro por hora. Sí pueden circular por ciclocalles, carriles bici, pistas bici, por la calzada de calles integradas dentro de las zonas 30 respetando la prioridad del peatón, y por las calles en que en todos sus carriles la velocidad máxima de circulación sea de 30 km/h.

La nueva normativa ha sido bien recibida por Lime, una de las empresas que alquila patinetes eléctricos. Considera positiva una regulación que permita circular a "estos vehículos contribuyen a descongestionar las ciudades y a hacer de ellas un sitio más humano". 

Pese a que el Gobierno municipal fomenta el uso del transporte público, la bicicleta y los vehículos no contaminantes, también trabaja para que estos vehículos de movilidad personal (VPM) no compitan con los peatones: desde hoy regula también su aparcamiento para garantizar el espacio del peatón. 

Los patinetes eléctricos compartirán las reservas para aparcar con las bicicletas. Sin embargo, cuando no haya disponible, dado que apenas hay, podrán estacionarlas en las aceras siempre que dejen más de tres metros de ancho libre. Lo harán en paralelo al bordillo en aceras de menos de seis metros y, de tener más, en semibatería. A diferencia de las terrazas que ocupan la calle, estas empresas no pagarán una tasa por ocupación de espacio público.

El Ayuntamiento prevé que la entrada en vigor en noviembre de Madrid Central, nueva área de prioridad residencial, impulse aún más el uso de estos vehículos no contaminantes. Sin embargo, el proyecto del ejecutivo de Carmena tiene la oposición del Gobierno regional, quien ha solicitado formalmente que se paralice la puesta en marcha del proyecto. 

Ahora en Portada 

Comentarios