Jueves, 23.11.2017 - 06:39 h

La vigilancia aérea del vallado de Ceuta deriva la presión migratoria de nuevo hacia el mar

Un grupo formado por 15 personas de origen subsahariano ha alcanzado la costa de la bahía sur de Ceuta cerca de la medianoche de este miércoles a bordo de una embarcación a motor sin patrón con la que han partido desde las playas marroquíes más cercanas y han superado el espigón marítimo fronterizo del Tarajal hasta acceder a aguas jurisdiccionales españolas, donde ha sido interceptado por la Guardia Civil.

Según han informado a Europa Press fuentes de la Comandancia local de la Benemérita, los inmigrantes, 14 varones y una mujer, han sido acompañados por el Servicio Marítimo del Instituto Armado hasta tierra firme, donde han sido atendidos por el Equipo de Respuesta Inmediata ante Emergencias (ERIE) de Inmigración de la Cruz Roja, que ha certificado su aparente buen estado de salud como paso previo a su entrega a la Policía Nacional y posterior ingreso en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) local.

Esta es la segunda embarcación que alcanza la ciudad autónoma en menos de una semana después de que el pasado viernes lo consiguiesen otros once subsaharianos por el mismo procedimiento, una vía que prácticamente no se había utilizado en todo el verano en favor de la introducción de indocumentados casi a diario a bordo de motos de agua.

Durante los últimos tres años, las embarcaciones han sido la vía más utilizada por los migrantes irregulares para entrar en Ceuta. Así lo consiguieron 977 el año pasado, 1.352 en 2015 y 792 el ejercicio anterior. Los saltos de la valla propiciaron el acceso de 802, 474 y 53, respectivamente.

La recuperación de la vía marítima para los accesos irregulares a Ceuta coincide con la impermeabilización desde hace más de un mes del perímetro fronterizo terrestre de la ciudad autónoma, que durante la primera quincena de agosto fue escenario de intentos de salto en grupo protagonizados por cientos de subsaharianos.

Tras descartar el uso de drones por los vientos que habitualmente azotan la ciudad norteafricana, el Ministerio del Interior decidió destinar de forma "casi permanente" un helicóptero de la Guardia Civil a la vigilancia y detección desde el aire de concentraciones de indocumentados en las proximidades del vallado fronterizo de 8,2 kilómetros de longitud, que en su zona media tiene algunas zonas ciegas para el sistema de videovigilancia terrestre que utiliza la Benemérita.

Fuentes policiales han asegurado este miércoles a Europa Press que el apoyo del helicóptero, que sobrevuela el perímetro todas las noches, está siendo "de gran ayuda", así como la colaboración de las Fuerzas de Seguridad marroquíes. El Instituto Armado solamente ha perdido al ser destinado a Cataluña a uno de los cinco grupos de antidisturbios con los que cuenta en Ceuta desde febrero para repeler los intentos de violentar la frontera.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios