Cifuentes remodela su gobierno a mitad de legislatura y aparta a sus consejeros más cuestionados

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha decidido remodelar su Gobierno a mitad de legislatura, reforzando las áreas de Educación y Sanidad, creando una nueva Consejería de Cultura y apartando a sus dos consejeros más cuestionados, Jesús Sánchez Martos y Jaime González Taboada.

Cifuentes remodela su gobierno a mitad de legislatura y aparta a sus consejeros más cuestionados

Aunque desde el Gobierno madrileño han explicado este sábado que la salida de ambos se produce "a petición propia", lo cierto es que Sánchez Martos fue reprobado por la Asamblea de Madrid antes de las vacaciones y que el sumario de la Operación Púnica traía de cabeza a González Taboada, que no está imputado y ha defendido siempre su inocencia.

Sin embargo, el que uno de los cabecillas de la trama, David Marjaliza, asegurara que el 'numero tres' de Cifuentes era el que "mangoneaba" las adjudicaciones, como recoge el sumario que dijo al juez, y que la empresa pública Arpegio, de la que fue responsable, sea una de las investigadas en la Púnica, no se lo han puesto fácil al que ha sido siempre uno de los hombres más cercanos de la presidenta.

Prueba de ello es que el pasado marzo, y a pesar de que la oposición ya pedía la dimisión de González Taboada, Cifuentes le reforzó creando el cargo de coordinador general del PP de Madrid, en la línea de lo que había hecho Mariano Rajoy a nivel nacional, para centralizar la tarea del partido en todos los municipios de la región.

Fuentes próximas a González Taboada siempre manifestaban la tranquilidad del hasta ahora consejero en el asunto de la Púnica, pues defendía que no tenía nada que ver, pero, no obstante, cada vez que salía una nueva revelación al respecto, su figura se veía dañada, sobre todo, porque la oposición volvía a pedir su cese.

Finalmente, según ha destacado hoy el Gobierno regional, fue el propio González Taboada el que pidió hace unos meses dejar Medio Ambiente para centrarse en el partido.

Por su parte, el consejero de Sanidad se mantenía en su cargo pese a haber sido reprobado por la Asamblea de Madrid antes de las vacaciones, después de la polémica suscitada a raíz de que recomendara a los alumnos que se hicieran abanicos de papel para hacer frente al calor en las aulas durante el pasado mes de junio.

El 'dobla, dobla, dobla' se sumaba a otros episodios en los que Sánchez Martos tuvo que pedir perdón, como cuando una mujer miembro de una asociación de daño cerebral infantil denunció que había sufrido un "trato humillante" por parte del consejero. La caída de techos, inundaciones o cucarachas en los hospitales también han sido foco de las quejas de la oposición, que ha criticado su gestión.

Acostumbrado a los medios, tras haber tenido hasta un programa en televisión, y cercano en el trato, Sánchez Martos no había ocultado que cuando Cifuentes decidiera prescindir de él --siempre agradecía en público la oportunidad que le había brindado-- volvería a la Universidad.

NUEVA CONSEJERÍA

En la línea de querer dar un impulso más a Cultura y Turismo, después de lo que, en opinión del Gobierno, ha sido un buen trabajo de la Oficina dirigida por Jaime de los Santos, Cifuentes ha decidido que es el momento de recuperar la Consejería de Cultura, área que cuando llegó a la Comunidad de Madrid decidió controlar ella misma.

Esta decisión la distancia de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, que tras meses acumulando problemas en Cultura y con la salida de la también edil cuestionada Celia Mayer, decidió quedarse con las competencias directamente para controlarlo, algo que no ha sido bien visto por la oposición municipal, que reclama alguien concreto y que critica la situación porque entiende que es resultado de que la regidora no encuentra a nadie para el cargo.

También da fuerza a la hasta ahora dirección de Humanización convirtiéndola en viceconsejería de Sanidad mientras que aparta Deporte de Educación, que se centrará también en la Investigación. Son cambios, según han dicho desde el Gobierno, que responde a la experiencia acumulada durante los dos primeros años que le han permitido ver dónde son necesarios los refuerzos.

El martes que viene, coincidiendo con la reunión semanal del consejo de Gobierno, los nuevos consejeros tomarán posesión de su cargo y se podrá ver de nuevo a Cifuentes rodeada de sus más cercanos; el nuevo responsable de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero y la consejera de Transportes, Rosalía Gonzalo, lo han sido siempre.

Ahora en portada

Comentarios