Montoro dice ahora que la amnistía creó empleo y evitó la quiebra del país

El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, ha admitido que aprobar la amnistía fiscal en 2012 no fue de su gusto. Lo reconoce después de que el TC la tumbara.

Montoro asegura que aunque no se sintió cómodo sí que sirvió para que ahora España registre crecimiento y creación de empleo.

Afirma que Rato fue el único exdirigente del PP que se acogió a la medida.

El Tribunal Constitucional anula por unanimidad la amnistía fiscal de 2012.

Delegación de hacienda en Madrid

El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, ha admitido hoy, por primera vez, que no fue de su agrado aprobar la regularización fiscal extraordinaria de 2012, la llamada amnistía fiscal, que acaba de echar abajo el Tribunal Constitucional por unanimidad. Montoro sí que ha reconocido que, aunque no se sintió cómodo, la medida sí que sirvió para que ahora España registre crecimiento y creación de empleo.

"Esa medida para lo que ha servido es para que hoy haya crecimiento y creación de empleo. Para que los que realmente estaban evitando a la Hacienda pública hoy estén contribuyendo en el IRPF y en el Impuesto de Patrimonio", ha afirmado el ministro en la sesión de control al Gobierno celebrada en el Pleno del Congreso este miércoles y que ha servido para que Margarita Robles se estrene como portavoz del PSOE.#SesiónDeControl @pedrosaurag, de @gpscongreso, pregunta por los efectos de la sentencia que declara inconstitucional la amnistía fiscal pic.twitter.com/GyjfhGE7oc— Congreso (@Congreso_Es) 21 de junio de 2017

Montoro ha repetido el argumentario del Gobierno para defenderse de la sentencia del Constitucional, asegurando que no piensa dimitir pese a la petición "por decencia" que le ha hecho el portavoz de Economía del PSOE, Pedro Saura. "A usted lo que le importa es que dimita (...) Antes de que tuviera cargo público ya pedían mi dimisión", se ha defendido el ministro de Hacienda, que se enfrentará en las próximas semanas a una reprobación que tiene muchas papeletas de salir adelante.

Con un tono jocoso, Montoro ha asegurado que continuará al frente de Hacienda "hasta que este país elimine el déficit público" y "el nivel de ocupados" vuelva a ser al de antes de la crisis económica. "Ése es mi trabajo y también responder a mi vocación. Estaré trabajando al servicio de los españoles", ha subrayado. También ha admitido que Rodrigo Rato fue el único exdirigente del PP que se acogió a esta medida.#SesiónDeControl @MayoralRafa, de @PodemosCongreso, pregunta al ministro de @Haciendagob si dimitirá por la sentencia sobre amnistía fiscal pic.twitter.com/rRmPJ7UOoF— Congreso (@Congreso_Es) 21 de junio de 2017

"La amnistía fiscal, como usted la llama, es una declaración tributaria para regularizar lo que no se había regularizado", ha añadido Montoro. El ministro ha destacado que la medida permitió que afloraran 40.000 millones de euros que hasta ese momento no estaban declarados, además de un importante volumen de bienes en el exterior, y ha justificado lo que hizo el Ejecutivo aludiendo al "momento de asfixia" económica que estaba atravesando España. Cierto también es que tal y como ha dejado claro el TC, los tributos pagados por los defraudadores han sido tan bajos que constituyen una invitación al fraude y supone romper el principio de igualdad entre los españoles que sí han pagado todo lo que les correspondía.

Ahora en Portada 

Comentarios