Martes, 24.09.2019 - 10:40 h

Cómo utilizar el aire acondicionado correctamente

Ponlo a 25-26 grados si es verano y a 19-20 grados si es invierno

La elección de la temperatura, de la potencia, la colocación del aparato o su correcto mantenimiento optimizarán enormemente el uso del aire acondicionado.

1 ¿Qué temperatura hay que poner?

La organización WWF recomienda fijar la temperatura de refrigeración en 25-26 grados si es verano, y 19-20 grados si es invierno.

En cualquier caso, una diferencia de temperatura con el exterior superior a 12 grados no es saludable, tanto si se trata de una casa como de la oficina.

Cuando enciendas el aparato de aire acondicionado, no ajustes el termostato a una temperatura más baja de lo normal. Esto no hará que se enfríe la casa más rápido y podría bajar la temperatura demasiado, ocasionando un gasto innecesario y posibles resfriados.

2 La elección de la potencia de refrigeración.

Es importante dejarse aconsejar por un profesional cualificado sobre el tipo de equipamiento y potencia que mejor responda a tus necesidades de frío/calor, dependiendo de las características de las habitaciones a climatizar.

El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) en su 'Guía práctica de la energía: Consumo eficiente y responsable', establece la siguiente tabla orientativa para elegir la potencia de refrigeración de un equipo de aire acondicionado:

- Para refrigerar una superficie de entre 9-15 metros cuadrados, la potencia refrigerante debe ser de 1,5 kW.

- Para una superficie de entre 15-20 metros cuadrados, la potencia debe ser de 1,8 kW.

- Entre 20-25 metros cuadrados: 2,1 kW.

- Entre 25-30 metros cuadrados: 2,4 kW.

- Entre 30-35 metros cuadrados: 2,7 kW.

- Entre 35-40 metros cuadrados: 3 kW.

- Entre 40-50 metros cuadrados: 3,6 kW.

- Entre 50-60 metros cuadrados: 4,2 kW.

3 La colocación del aparato de aire acondicionado.

Es importante colocar los aparatos de refrigeración de tal modo que les dé el sol lo menos posible y haya una buena circulación de aire. Si estuviera en un tejado, habría que cubrirlo con un sistema de ensombramiento.

4 Optimiza su uso.

Siempre que tengas el aire acondicionado encendido, cierra ventanas y puertas.

Si puedes, instala toldos, cierra las persianas y corre las cortinas. En verano ventila la casa cuando el aire de la calle sea más fresco (primeras horas de la mañana y durante la noche). Todas estas medidas te ayudarán a reducir el calentamiento de la vivienda.

5 El mantenimiento de la instalación.

El aparato del aire acondicionado requiere un mantenimiento regular y sus filtros deben ser limpiados al menos dos veces al año.

Te enseñamos a través de un vídeo cómo limpiar los filtros.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios