Martes, 19.11.2019 - 09:11 h
Crisis en Cataluña

En qué consiste la Declaración Unilateral de Independencia

Según la Constitución, una Comunidad Autónoma no puede unilateralmente convocar un referéndum de autodeterminación

Cataluña vive este martes una jornada de huelga
Banderas independentistas catalanas

En los próximos días, el Gobierno Catalán tiene pensado hacer una Declaración Unilateral de Independencia. La DUI es una variante de declaración de independencia establecida cuando un gobierno de una entidad constituyente de un estado soberano se declara ella misma como estado soberano, sin un acuerdo formal con el estado del cual declara su secesión.

Qué dice el derecho internacional sobre estos casos

El derecho internacional no prohíbe que los Estados puedan incorporar en sus Constituciones y su legislaciones procedimientos de separación para las comunidades que los integran. Sin embargo, la secesión unilateral no es aceptada por ninguna Constitución del mundo, salvo Liechtenstein, Etiopía, San Cristóbal y Nieves, y ha sido negada por los Tribunales Supremos de países tan descentralizados como Canadá o Estados Unidos, según un artículo del experto en Derecho Internacional José Antonio Perea.

En el caso español, el Tribunal Constitucional estableció en 2014 que "en el marco de la Constitución, una Comunidad Autónoma no puede unilateralmente convocar un referéndum de autodeterminación para decidir sobre su integración en España".

Principio de libre determinación

La Carta de las Naciones Unidas reconoce el principio de libre determinación o derecho de autodeterminación, en virtud del cual "todos los pueblos pueden determinar libremente su condición
política
y persiguen libremente su desarrollo económico, social y cultural".

El principio de libre determinación de los pueblos se introdujo paralelamente al proceso de descolonización y tan sólo cabe plantearlo ante los supuestos de territorios anexionados por conquista, dominación extranjera u ocupación y pueblos oprimidos por violación masiva y flagrante de sus derechos.

No obstante, políticos y académicos soberanistas de Cataluña citan "dictámenes recientes" del Tribunal Internacional de Justicia de la Haya que validarían el ejercicio de la autodeterminación también en territorios ajenos a la opresión colonial o dictatorial extranjera, como en el caso de Kosovo.

Principio de integridad territorial

El derecho internacional garantiza el principio de integridad territorial como un elemento básico de su ordenamiento. Sobre esta base, la ONU establece que "todo intento encaminado a quebrantar total o parcialmente la unidad nacional y la integridad territorial de un país es incompatible con los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas".

El ejemplo más reciente de este reconocimiento es la Resolución aprobada por la Asamblea General de la ONU el pasado 27 de marzo de 2014 con el título 'Integridad territorial de Ucrania', en la que
rearma su "determinación de preservar la soberanía, la independencia política, la unidad y la integridad territorial de Ucrania dentro de sus fronteras reconocidas internacionalmente".

Qué regiones han declarado unilateralmente la independencia

Además de la necesidad de disponer de territorio, población y soberanía, para que una región se constituya en un Estado independiente debe ser reconocida por otros países y organizaciones internacionales.

No todas las regiones que proclaman su independencia de manera unilateral cuentan con el reconocimiento unánime de la comunidad internacional y, en algunos casos, han dado lugar a estados fallidos, no reconocidos, o con reconocimiento limitado.

La noción de declaración unilateral de independencia se introdujo formalmente en el derecho internacional cuando Rodesia, actual Zimbabue, se declaró independiente del Reino Unido en 1965
sin acuerdo con este otro Estado. Ni la corona británica ni la ONU reconocieron la independencia de la región, entre otros motivos, por falta de garantías democráticas, hasta el ascenso al poder de Mugabe en 1980.

Somalilandia se declaró independiente de Somalia en 1991, después de una guerra civil. Esta región del cuerno de África posee moneda y constitución propias, así como un gobierno elegido democráticamente según observadores internacionales, si bien no es reconocida como Estado soberano por ningún país.

Tras la disolución de la Unión Soviética en 1991, Georgia se convirtió en un Estado independiente y Abjasia, una república autónoma dentro de Georgia, fue integrada en este nuevo país. Sin embargo, los roces étnicos entre el Gobierno de Georgia y el pueblo abjasio llevaron a que, en 1992, este último declarara unilateralmente su independencia. Después de una guerra civil, Abjasia ha permanecido como un estado independiente sin reconocimiento pero con el apoyo de la Federación Rusa.

En 2008, el Parlamento de Kosovo proclamó la independencia con respecto a Serbia de forma unilateral. "Sabemos que Kosovo es un caso especial y que no sienta ningún precedente, ya que sufrió años de conicto y violencia", declaró entonces el primer ministro albano-kosovar. Actualmente, la comunidad internacional continúa dividida sobre el reconocimiento internacional de Kosovo: 111 países, entre los que no está España, reconocen oficialmente su independencia.

Qué pasa con los tratados internacionales

La Convención de Viena sobre el Derecho de los Estados establece que, ante una declaración unilateral de independencia, se debe garantizar el principio de continuidad de los tratados internacionales, es decir, que el país del que una región busca separarse seguiría suscrito a los tratados internacionales armados, incluyendo la pertenencia a instituciones como la ONU o la Unión Europea.

En el supuesto de una declaración unilateral de independencia que contraviniera el derecho Internacional, la región que declara unilateralmente su independencia no podría ser ni Estado miembro de pleno derecho ni tampoco Estado observador de Naciones Unidas.

Por su parte, la Comisión Europea armó en 2013 que si un territorio de la Unión Europea se independizara de un Estado miembro, dejaría también de formar parte de la Unión Europea: "Un Estado independiente será, por efecto de su independencia, un estado tercero respecto a la Unión Europea y los tratados no serán aplicables en su territorio desde el día de su independencia", aseguró la portavoz Pia Ahrenkilde.

En relación a la deuda con otros países o entidades internacionales, rige en primer lugar el acuerdo entre la región que se independiza y el Estado al que pertenecía. A falta de acuerdo entre las partes, el derecho Internacional prevé la transmisión de la deuda en una proporción equitativa, de manera que el nuevo Estado también debería contribuir al abono de las mismas.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING