Miércoles, 16.10.2019 - 17:37 h
Muy difícil de preveer

Síntomas de un infarto cerebral: cómo se produce y cómo detectarlo a tiempo

El más común de los ictus, es un trastorno brusco de la circulación cerebral que puede generar secuelas de carácter grave.

Ictus, daño cerebral adquirido
El ictus genera consecuencias muy variadas, a menudo, "bastante graves y muy incapacitantes" / Archivo

Alfredo Pérez Rubalcabasufría ayer un ictus, del que se encuentra ya fuera de peligro. Con la noticia, llegaban también las preguntas, ¿qué es un ictus? ¿Cuáles son sus síntomas? Un infarto cerebral es el más común de los ictus, un trastorno brusco de la circulación cerebral que puede generar secuelas de carácter grave, se produce por una falta de riego sanguíneo en el cerebro. El infarto cerebral es un accidente cerebrovascular de carácter grave ya que genera secuelas bastante complicadas en el 40% de los casos. 

¿Qué es un ictus?

Un ictus es un trastorno brusco de la circulación cerebral. El doctor Eduardo Martínez Vila, coordinador científico de Estrategia Nacional de Ictus, explica que este accidente cerebrovascular genera consecuencias muy variadas, a menudo, "bastante graves y muy incapacitantes".

El neurólogo afirma que el ictus es un "auténtico drama" que cambia la vida por completo de la noche a la mañana. Alude a la "prevención" como mejor medida de protección.

Existen dos tipos de ictus

El cerebro se nutre por la sangre que recibe a través de las arterias. Si estas 'tuberías' del cuerpo están dañadas se puede producir un ictus. Existen dos tipos:

Infarto isquémico o infarto cerebral: la arteria se obstruye y el cerebro no recibe el oxígeno suficiente.

Ictus hemorrágico o derrame cerebral: el vaso sanguíneo llega a romperse y se genera un derrame.

El doctor Martínez Vila explica que los infartos cerebrales son los más frecuentes ya que suponen el 85% de los casos de ictus. Por su parte, los derrames constituyen el 15% del total.

Primeros avisos que no debes pasar por alto

Los signos de alarma del ictus no producen ningún dolor, por este motivo es tan difícil preveer cuándo se va a generar uno de estos accidentes cerebrovasculares. Algunos de los síntomas podrían ser:

- Pérdida súbita de la fuerza en la mitad del cuerpo.

- Pérdida relativa de la visión en un ojo o en los dos.

- Aparición de un dolor de cabeza muy intenso.

- Pérdida súbita de la sensibilidad.

- Difucultad para comprender el lenguaje.

El doctor Martínez Vila, que también forma parte de la Clínica Universidad de Navarra, asegura que muchas veces "la gente lo deja pasar". Tras un periodo de tiempo el paciente puede recuperar su sensibilidad y, por tanto, no acude al médico. Lo que desconoce es que quizás estos signos pueden derivar en un ictus en la semana siguiente. El consejo es claro: "Hay que ir al médico cuanto antes".

Factores de riesgo de la enfermedad

Son muchos los factores de riesgo que pueden incrementar las posibilidades de sufrir un ictus. No son problemas determinantes pero, en su conjunto, multiplican el riesgo a padecer un infarto o un derrame cerebral:

- Apnea del sueño

- Hipertensión

- Diabetes

- Colesterol y sobrepeso

- Tabaquismo

- Consumo excesivo de alcohol

- Estrés

- Dieta basada en grasas saturadas

- Sedentarismo

Secuelas en función de la zona afectada

Los problemas derivados de un ictus dependerán de la localización del infarto o la hemorragia. "El cerebro se divide en diferentes zonas de control", comenta el doctor Martínez Vila.

Así pues, si el trastorno de la circulación se produce en la zona de la que depende el movimiento, el aspecto físico será el afectado. Si el infarto se genera en una parte necesaria para el lenguaje, la habilidad comunicativa será la que tenga mayores dificultades.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios