Martes, 21.11.2017 - 17:14 h

El COEM recomienda evitar el consumo de tabaco delante de los niños para mantener una buena salud bucodental

El Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de la I Región (COEM) ha recomendando evitar el consumo de tabaco delante de los niños para mejorar su salud bucodental, un consejo que se encuentra dentro del decálogo que han realizado para concienciar sobre la importancia de vigilar la boca de los más pequeños.

El COEM recomienda evitar el consumo de tabaco delante de los niños para mantener una buena salud bucodental

En este sentido, han recordado que, según datos de la Organización Mundial de la Salud, entre el 60 por ciento y el 90 por ciento de los escolares tienen o han padecido caries, una de las patologías más frecuentes en niños.

Por ello, en su decálogo recomiendan mantener una correcta higiene oral, cepillándose los dientes tres veces al día con una pasta fluorada, usar seda dental y limpiarse la lengua. De igual modo, se deben evitar los cepillados bruscos, pues esto puede suponer problemas como la retracción de las encías.

Asimismo, es importante mantener la boca hidratada y controlar el consumo de dulces, ya que este tipo de alimentos provocan que las bacterias produzcan ácidos en la boca, dañando el esmalte y favoreciendo la aparición de caries. Por ello, introducir frutas y verduras ayuda a prevenir la aparición de bacterias.

Además, hay que prestar atención a los traumatismos dentales ya que con las actividades deportistas los niños pueden sufrir algún tipo de percance y es recomendable usar un protector diseñado por el dentista.

En este sentido, si un diente definitivo se cae hay que buscarlo y cogerlo por la parte de la corona, evitando tocar la raíz; si está sucio, lavarlo con agua durante diez segundos; recolocar el diente en sus sitio y mantenerlo mordiendo una servilleta o pañuelo; si no se puede hay que acudir al dentista con el diente guardado en un recipiente con leche, suero o en la boca del niño.

Por último, hay que visitar al dentista al menos dos veces al año para prevenir que determinadas patologías orales puedan complicarse. Al igual que se debe vigilar que los niños continúan utilizando las férulas y tratamientos retenedores de ortodoncia para no alterar su eficacia y ajuste posterior.

Ahora en portada

Comentarios