Lunes, 18.12.2017 - 07:53 h

La respuesta terapéutica de las células tumorales cerebrales está relacionada con el pronóstico de la enfermedad

La respuesta terapéutica de las células tumorales cerebrales está relacionada con el pronóstico de la enfermedad

Los resultados de su estudio, publicados este martes en la revista 'Cell Reports', pueden abrir un camino hacia el desarrollo de nuevas estrategias de tratamiento diseñadas para revertir los estados celulares resistentes a la terapia a estados más sensibles.

Los investigadores creen que las dificultades en el tratamiento de esta enfermedad son causadas por células en los tumores llamadas células iniciadoras del glioma (GIC, por sus siglas en inglés), una especie de células madre que puede comenzar a crecer de nuevo después de que haya terminado el tratamiento.

Los resultados de este trabajo de la Universidad de Uppsala muestran que un único tumor contenía GICs en diferentes estados con distinta resistencia a la terapia. Los estados celulares que eran resistentes a la radiación eran también resistentes a los fármacos, y los estados que eran resistentes a uno de los fármacos tendían a ser resistentes a la mayoría de los otros fármacos probados.

A POR UNA ESTRATEGIA CENTRADA EN LA HETEROGENEIDAD INTERTUMORAL

"Otro resultado interesante fue que las GIC no estaban en distintos grupos de respuesta", resalta Anna Segerman, quien dirigió el estudio junto con Bengt Westermark, del Departamento de Inmunología, Genética y Patología en la Universidad de Uppsala. A su juicio, es más como un conjunto de células con diferentes niveles de resistencia.

Y añade: " También se descubrió una relación entre el nivel de resistencia y las características moleculares del tumor que se asocian con el pronóstico de la enfermedad. Un estado celular resistente de las GIC estaba vinculado a características asociadas con mal pronóstico y un estado celular sensible estaba relacionado a características asociadas con un mejor resultado".

Según los investigadores, podría diseñarse una nueva estrategia para tratar el glioblastoma dirigiéndose a la heterogeneidad intertumoral, es decir, la presencia en el mismo tumor de una mezcla de GIC que tienen diferentes niveles de resistencia y están ligadas a distintos pronósticos.

"La hipótesis es que la mezcla de GICs con diferentes niveles de resistencia se forma por una deriva entre los diversos estados celulares. Cuando adquiramos más conocimiento sobre los mecanismos detrás de este hallazgo, podría ser posible desarrollar nuevas terapias para reprogramar las GIC de forma que se vuelvan más sensibles a la radiación y los fármacos", plantea Bengt Westermark.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios