La mejor guía de viajes es una novela


  • La ciudad también es protagonista de las grandes novelas. Visitar Londres de la mano de Sherlock Holmes y el Doctor Watson, redescubrir Madrid con las aventuras del capitán Alatriste o deambular por aquel París desplegado en 'Rayuela' por Julio Cortázar confirman que la mejor guía de viajes también es la literatura.

El Big Ben podría pasar a llamarse la Torre de Isabel, en honor a la Reina

El Big Ben podría pasar a llamarse la Torre de Isabel, en honor a la Reina

Londres es la ciudad europea de moda este verano. La celebración de los Juegos Olímpicos 2012 atraerá casi a un millón de turistas. Muchos de los visitantes recorrerán sus monumentos, museos y calles. Pertrecharse de una novela ambientada en la capital inglesa es otra alternativa a las recomendaciones de las tradicionales guías y folletos turísticos.

El visitante, por ejemplo, puede optar por seguir los pasos literarios de Sherlock Holmes, para adentrarse en ese otro Londres.

La obra literaria de Arthur Conan Doyle nos invita en un territorio detectivesco que puede comenzar en Baker Street, 221b. Allí, descubrimos que no existe la casa donde literariamente vivía Holmes, pero sí una estatua y su museo.

Si proseguimos hasta Welbeck Street, su número 15 rememora que el doctor Moriarti casi acabó con el detective. En Queen Anne Street, también podemos acercarnos hacia el domicilio novelesco de su compañero, el Doctor Watson.

No en vano, las grandes ciudades incorporan en su oferta turística este tipo de rutas literarias, públicas y privadas, incluso como mapas virtuales.

Estudio en escarlata oEl signo de los cuatro complementan así la guía del turista que llega por primera vez a Londres. Tener como anfitriones a Holmes y el doctor Watson es un plus para el viaje.

Pero no solo Londres. También, Madrid. La capital cuenta con varias propuestas de recorridos histórico literarios, con el barrio de las Letras como epicentro.

Siempre existe una novela como guía, desde la obra de Miguel de Cervantes, Lope de Vega a Ramón María del Valle-Inclán. Aunque uno de estos paseos podría ser rememorar una novela más contemporánea, como, por ejemplo, las aventuras del capitán Alatriste, personaje de la saga de Arturo Pérez-Reverte.

La empresa Carpetania nos ofrece un itinerario desde la plaza de Oriente, el barrio de Santiago, hasta la plaza Mayor y la cárcel de Corte para rememorar las escenas de la primera y segunda novela del espadachín a sueldo de aquel Siglo de Oro español.

En este recorrido, nos detendríamos en la iglesia de San Ginés, de la calle Arenal. Allí comienza Limpieza de sangre, justo cuando Alatriste y Francisco de Quevedo acuden al convento para rescatar a una dama recluida.

Si la opción es París, la Ciudad de la Luz es uno de los territorios literarios más frecuentados por los seguidores de autores como Ernest Hemingway (París era una fiesta) o Julio Cortázar (Rayuela).

Precisamente, la novela Rayuela del escritor argentino es una de las guías más recomendadas para visitar la capital francesa. ¿Encontraremos allí a La Maga?

"¿Qué venía yo a hacer al Pont des Arts? Me parece que ese jueves de diciembre tenía pensado cruzar a la orilla derecha y beber vino en el cafecito de la rue des Lombards donde madame Léonie me mira la palma de la mano y me anuncia viajes y sorpresas", nos relataba Cortázar.

Una visita a aquel París de los años 50 y 60, de mano de Julio Cortázar, es redescubrir esa otra ciudad cortazariana, con el tablero de direcciones que antecede a las aventuras de La Maga y Oliveira.En la red, incluso existe una cartografía creada ad hoc en Google Maps.

Londres, Madrid, París, ciudades con territorio literarios que siempre nos acompañan. No en vano, una novela es la mejor guía turística para visitar estas y otras capitales europeas.