Xavi Torres: "Barcelona'92 lo guardaré en la memoria y el corazón por muchos motivos"


MADRID|

El exnadador Xavi Torres, ganador de 16 medallas paralímpicas, tiene claro que guardará "en la memoria y el corazón" su participación hace 25 años en los Juegos de Barcelona de 1992, donde fue uno de los protagonistas al ganar cinco metales y que supusieron "un punto de inflexión" para afrontar un camino para la mejora y consideración del deporte para discapacitados que "es cuestión de tiempo" que se logre recorrer de forma exitosa.

"Unos de los recuerdos que guardo con más cariño fue el tema de tener a tu gente cerca. Yo soy de Mallorca y eso me permitió tener a mi familia con un apoyo cercanos y luego estaba siempre el publico dándote un punto extra de motivación. Al ser los primeros para mí, no tenía ninguna manera de compararlo, pero con el tiempo me he dado cuenta que fue algo especial en ese sentido", afirmó Torres a Europa Press.

El balear vivió Barcelona "con una emoción diferente y con mucha más pasión". "Encima siendo muy jovencito. Para mí todo era increíble y fantástico y cuando hablabas con compañeros que habían estado en otras ediciones te decían que estos Juegos de Barcelona marcaban un antes y un después en el Movimiento Paralímpico", remarcó el exnadador.

Torres no tenía temor a que la gente no fuese a verles competir. "Al menos yo siempre tenía la costumbre de nadar con bastante poco publico y lo que más nos emocionó fue lo inesperado de la respuesta del público, que fue de menos a más. El primer día había colas de gente esperando y pensamos que aquello iba ser muy grande, difícilmente pensábamos que fuera así porque nuestro deporte era minoritario", confesó.

"La ilusión siempre la tienes, pero no me esperaba ganar cinco medallas, Barcelona me sirvió fue un poco para situarme en la elite internacional y a partir de entonces luchar por mantener mi nivel. Para mí también fue el inicio de esa parte mas vistosa de una carrera en la que se pretende lograr los mejores resultados posibles", apuntó sobre sus cinco preseas.

De todas las que ha ganado en Juegos, le resultado "muy difícil elegir", pero el oro en la Bernat Picornell con el relevo 4x50 es un "recuerdo especial". "Siendo la natación un deporte individual las medallas por equipos se celebran con mucha emoción. Nos costó muchísimo y la ganamos justo al final, y el público y nosotros nos volvimos locos", se sinceró.

"FUE UN PUNTO DE INFLEXIÓN PARA EL DEPORTE PARA DISCAPACITADOS"

El mallorquín considera que en estos 25 años el deporte para discapacitados ""ha tenido un cambio y un crecimiento brutal". "Barcelona fue un punto de inflexión y desde allí hasta Atenas o Pekín hemos aguantado porque tuvimos suerte de que aquellos fermentaron la práctica deportiva para discapacitados, pero a nivel mediático bajó", indicó.

"Esto se ha ido subsanando, ahora hay una gran implicación de los medios y eso nos ha ayudado a generar visibilidad, que no es sólo para deportistas de alto nivel sino para que todos aquellos niños con discapacidad se atrevan a practicar deporte y a aprender muchísimas cosas a través de el. Cuantos más practicantes, más posibilidades hay de que salga un campeón", recordó el ganador de 16 preseas paralímpicas.

En 1992, el deporte para discapacitados "era un deporte aficionado y te costaba dinero". Ahora, con la inclusión del Plan ADOP, "se ha mejorado". "Estamos en un camino que todavía no hemos recorrido en su totalidad, pero es una cuestión de tiempo. Lo más importante es que se siga avanzando y llegará un momento en que será deporte sin adjetivos y todos estaremos al mismo nivel y consideración. Todos quisiéramos que cambiase de golpe, pero todo lleva su tiempo y si miramos hacia atrás nos damos cuenta de que sí hemos avanzado y mejorado y ahora tenemos que querer seguir haciéndolo", advierte.

Torres insiste en que se está haciendo "un cambio a mejor" y pide "dejar de pensar tanto en las medallas y más en la promoción" de los deportistas. "Poco a poco lo hacemos. A nivel internacional el deporte paralítico ha crecido y la profesionalización es cada vez mayor, no es justo comparar nuestros resultados con los de ahora porque la calidad y la dificultad de lograr medalla en unos Juegos es cada vez mayor. En la natación tenemos gente joven con potencial y grandes realidades con experiencia que pueden hacer mezcla y dentro de tres años habremos renovado el equipo y podremos ir con nuevas caras a Tokio y que nos den grandes alegrías", puntualizó.

"En su momento, los Juegos de Barcelona fueron los mejores con diferencia. De los que he vivido, tengo muy buen recuerdo de Sydney 2000 y de Londres 2012. Quizás el calor del público lo he sentido en Londres porque Gran Bretaña es un país donde el conocimiento del deporte paralímpico es muy amplio y hace que se viva con mucha pasión. Para mí, por muchos motivos, deportivos y sobre todo de entorno y personales, los de Barcelona los guardaré en el corazoncito y la memoria", concluyó.