Nadal ningunea a la comisión de expertos energéticos: ni medios ni presupuesto


  • Ni el ministro Álvaro Nadal ni el secretario de Estado de Energía, Daniel Navia, asistieron a la primera reunión.

  • Preocupación entre algunos comisionados por la aparente falta de medios materiales y de apoyo a su trabajo.

El ministro Álvaro Nadal junto al presidente de Enagás, Antonio Llardén, en un acto.

El ministro Álvaro Nadal junto al presidente de Enagás, Antonio Llardén, en un acto. EFE

El miércoles 6 de septiembre, el Ministerio de Energía convocó a los 14 expertos que deben ayudar a dibujar el futuro energético del país. Fue la primera de las reuniones semanales que el grupo mantendrá durante el próximo medio año. Ni el ministro de Energía, Álvaro Nadal, ni el secretario de Estado de Energía, Daniel Navia, estuvieron en la reunión. Para algunos de los 14 comisionados elegidos por los grupos políticos, los sindicatos y los empresarios, la ausencia de los máximos responsables ministeriales fue un mal comienzo. Agravado por otro hecho: la comisión carece de presupuesto conocido, nadie ha informado a los expertos sobre los medios de que dispondrán o si podrán recurrir a otros organismos oficiales como apoyo para desarrollar su trabajo.

"La sensación no es muy positiva" asegura uno de los expertos que reclama anonimato. "Da la impresión de que el Ministerio se limita a cumplir el expediente poniendo a disposición de la comisión una sala y un par de funcionarios para tomar nota de las reuniones, todo es buena voluntad pero aparentemente hay demasiada carencia de medios".

El Ministerio de Energía resta importancia a las primeras críticas y niega de plano que el departamento haya ninguneado a la recién formada comisión. Según su versión, si Nadal y Navia no asistieron fue, precisamente para evitar suspicacias acerca del tutelaje oficial de los expertos, que deben realizar precisamente, destaca el ministerio, un trabajo independiente. La Comisión "no es un grupo ministerial" remarcan fuentes del departamento.

Muy poco entusiasmo

En cualquier caso, el escaso entusiasmo con el que el Gobierno ha arropado los primeros pasos del grupo de especialistas, no es un "pecado" nuevo. En 2004, tras consultar también a los más entendidos del sector, el entonces Gobierno socialista encargó al ingeniero Ignacio Pérez Arriaga la elaboración de un Libro Blanco de la Electricidad. Tenía como fin reformar el marco regulatorio de la generación eléctrica en España.

El propósito era bueno. El profesor hizo su trabajo;el Libro Blanco se elaboró...y fue a parar a un cajón. El trabajo, que recomendaba, entre otras medidas acabar con el llamado déficit tarifario, que entonces rondaba los 1.500 millones de euros, no se tradujo en acciones concretas. El déficit de tarifa, ya con el PP, llegó a rondar los 30.000 millones de euros, un 3% del PIB.

Como entonces, algunos de los comisionados temen que la comisión sólo sea una cobertura para aplicar medidas que, en realidad, ya están tomadas. En el apartado nuclear, y en plena coincidencia con Nadal, el secretario de Estado de Energía parece no necesitar consultas, escenarios o expertos. Tiene ideas claras. En un reciente encuentro informativo, Navia fue rotundo: sí a la energía nuclear, ninguna renuncia y ampliación de la vida útil de las instalaciones más allá de los 40 años.

De las declaraciones del responsable de Energía, Nadal, se concluye también que las propuestas que vayan en contra del negocio nuclear o el carbón, por mucho que las elaboren sabios o expertos no tendrán éxito. Nadal ha anunciado incluso la aprobacion de un RD para mantener abiertas las centrales de carbón y nucleares que considere necesarias para asegurar el suministro energético en el país. El anuncio ha sido calificado de intervencionista por empresas y formaciones políticas, pero Nadal se ha mantenido firme.

Nadal y Navia tienen pocas dudas

Nadal y Navia tampoco tienen dudas sobre el futuro del gas. Lo consideran imprescindible en el futuro mix energético y, pese a las reticencias de la UE, quieren mantener los pagos por capacidad a las instalaciones, algo que todos los usuarios sufragan en el término de energía del recibo de la luz.

La comisión de expertos tienen tarea. Aunque Nadal ha convocado subastas de renovables tras años de parón para cumplir con las exigencias europeas, sus ideas sobre el futuro del sector energético quedaron reflejadas en buena parte en los comentarios que España presentó en abril al denominado paquete de invierno de la UE para reducir un 40% las emisiones de CO2 en 2030 y reducirlas entre un 80% y 95% en 2050.

En los "comentarios" de España a la propuesta europea, el Gobierno defendió la continuidad de los pagos por capacidad, la tarifa eléctrica regulada y que el reparto de los objetivos de renovables y eficiencia energética para 2030 tengan en cuenta los costes incurridos en el pasado.

Los 14 expertos de la nueva comisión  no lo van a tener fácil con Nadal y su equipo. Entre otras cosas, porque el Gobierno tiene claro qué espera de ellos. Lo avanzó Navia: "El grupo de expertos" explicó en un acto organizado por El Economista, "no tiene que darnos una estrategia energética sino elaborar varios escenarios asociados a costes y beneficios. De este modo, las soluciones mágicas se analizarán y los partidos políticos y todo el mundo sabrá lo que está comprando".