Sin pistas definitivas sobre el paradero de Diana Quer 100 días después de su desaparición


Lainformacion.com|
  • Los investigadores han reducido a 9 el número de teléfonos que estuvieron activos a la misma hora y en los mismos puntos que el de Diana Quer.

  • La madre de la joven está convencida de su hija fue raptada pero que sigue con vida. 

Sin pistas definitivas sobre el paradero de Diana Quer 100 días después de su desparación

Sin pistas definitivas sobre el paradero de Diana Quer 100 días después de su desparación

La investigación sobre la desaparición de Diana Quer se ha ralentizado en los últimos días. Pasa el tiempo y algunas hipótesis se descartan, mientras se avanza y profundiza en otras, pero, cada vez, la investigación resulta más compleja.  

Desde hace prácticamente un mes los investigadores se centran en las antenas de telefonía móvil situadas en el triángulo en el que desapareció la joven. A Pobra, Rianxo y Taragoña, son los tres puntos que guardan el secreto de la desaparición de Diana Quer, y descifrar ese secreto está costando grandes esfuerzos a los investigadores. 

La tecnología está siendo de gran ayuda en todo este caso y proporciona muchísima información, datos que tienen que ser minuciosamente comprobados y analizados. Una de las últimas tareas ha sido la de recabar la información de todos los números de teléfono que tuvieron actividad ese fatídico 22 de agosto en esa zona de la costa gallega.

La guardia civil se hizo con listados que contenían cerca de 20.000 números y había que comprobar la actividad de todos y cada uno de ellos, someterlos a un rastreo a través de las antenas repetidoras de la zona para poder establecer la ruta que habían seguido, reconstruir todos sus movimientos. Un trabajo arduo y meticulosos que ha llevado semanas.

Nueve teléfonos tuvieron actividad en la zona la noche de la desaparición

Este miércoles, según ha informado el programa Espejo Público de Antena 3, los números se han reducido a 9, nueve propietarios de líneas de móviles que tuvieron sus dispositivos activados entre las dos y las cuatro de la madrugada de aquel 22 de agosto, entre la hora en la que Diana escribió a un amigo cuando se dirigía a su casa en A Pobra do Caramiñal, y cuando el teléfono dejó de emitir señal a las cuatro de la madrugada en Taragoña.

Esa es ahora mismo la única hipótesis sobre la que los investigadores aportan cierta información. Pero no es la única sobre la que se trabaja. Sobre el terreno, en A Pobra y Taragoña, continúan los registros, las entrevistas, las pesquisas y averiguaciones. Se busca a sospechosos que cuadren con el perfil que la guardia civil ha dibujado y que podría corresponder con el responsable de la desaparición.

Se buscan motivos por los que alguien quisiera retener a Diana Quer, se busca a testigos que pudieran aportar algo de luz sobre las dos últimas horas en las que se sabe que Diana tuvo actividad... en definitiva, se busca cualquier rastro, pista o indicio que ayude a esclarecer uno de los casos más complejos a los que se ha enfrentado la guardia civil en los últimos años.