España busca recuperar el tiempo perdido en Cuba tras meses sin gobierno


  • España no quiere perder comba en el proceso de apertura abierto en la Isla tras el deshielo de las relaciones con EEUU después de un año en funciones durante el cual han desfilado por la Isla Hollande, Renzi y Obama.  

  • Nuestro país quiere ser el primero en ratificar el acuerdo Cuba-UE que acaba con la Posición Común impulsada por Aznar y que condicionaba la profundización en las relaciones a avances en derechos humanos.

España se esfuerza en recuperar el tiempo perdido en Cuba por la parálisis política

España se esfuerza en recuperar el tiempo perdido en Cuba por la parálisis política

En agosto de 2016, la ofensiva diplomática llevada a cabo por Francia y la falta de Gobierno en España provocaron que Aena se quedara sin uno de sus objetivos más estratégicos, el aeropuerto internacional de La Habana José Martí, operado entonces por una compañía estatal cubana. El contrato se lo llevó la francesa Aeroports de París.

La pérdida de ese convenio fue un enorme golpe para Aena que buscaba reafirmar su liderazgo mundial aprovechando el aperturismo en la Isla, pero también para las empresas turísticas españolas que cuentan con una gran presencia en el país. Según Marca España, gestionan más del 90% de las habitaciones de los hoteles de cinco estrellas de Cuba y el 60% de los de cuatro.  Meliá, Iberostar, Roc, Barceló, Hotusa o NH son algunas de las cadenas hoteleras más importantes que operan en el país y que buscan aprovechar las oportunidades de negocio que ofrece la isla caribeña.

Siete meses después de aquel duro golpe, España extiende la alfombra al ministro de Asuntos Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, y se vuelca en atenciones durante su visita oficial a España. No en vano, hay mucho en juego. España no quiere perder comba en el proceso de apertura abierto en la Isla tras el deshielo de las relaciones con EEUU después de un año de gobierno en funciones durante el que han desfilado por el país el presidente francés, François Hollande,  el expresidente italiano Matteo Renzi y el expresidente estadounidense, Barack Obama.  

España es el primer inversor de la Isla, según datos del Icex. Es más, nuestro país cuenta en la actualidad con una Asociación de Empresarios en La Habana, a la cual pertenecen 234 empresas establecidas en la Isla. Sin embargo, la apertura del mercado a otros países como el estadounidense o el ya mencionado interés francés obligan a España a consolidar su posición en la Isla.

Precisamente, esta relación comercial y los vínculos empresariales entre España y Cuba han sido uno de los principales temas que han subrayado los titulares de exteriores español y cubano durante una rueda de prensa conjunta que han ofrecido en el madrileño Palacio de Viana.

Ratificar el acuerdo Cuba-UE 

El titular español de exteriores, Alfonso Dastis, ha insistido en que España espera ser el primer país en ratificar el acuerdo alcanzado entre Cuba y la Unión Europea para acabar con la llamada Posición Común. "Esperamos ratificarlo lo más rápidamente posible. Si podemos ser los primeros, pues mejor", ha confesado. El acuerdo, aprobado el año pasado por la UE, pone fin a la Posición Común de 1996, promovida por el Gobierno de José María Aznar y que condicionaba la profundización en las relaciones a avances claros en libertades y derechos humanos en la Isla.

El ministro español ha defendido asimismo que la aplicación provisional de este tratado entre La Habana y Bruselas pueda comenzar cuando antes y se ha referido al largo periodo de interinidad al señalar que el Gobierno quiere dedicarse ahora a "fortalecer e intensificar" los vínculos bilaterales "en todas las áreas", apuntando a los ámbitos político, económico y social.

Felipe VI y Rajoy visitarán Cuba lo "antes posible"

En este marco, España aprobó en mayo en de 2016 reestructurar la deuda de casi 2.000 millones de euros con Cuba de fondos de ayuda desarrollo. Pero además, el Gobierno tiene pendiente fijar a qué proyectos va a destinar 275 millones de euros que, en lugar de perdonarse, deben invertirse en proyectos de interés común para España y Cuba y que, por tanto, beneficiarán directa o indirectamente a empresas españolas.

El broche final a este intento por recuperar el tiempo perdido entre ambos países es la probable visita oficial del rey Felipe VI y el presidente, Mariano Rajoy, a la Isla que, en palabras de Dastis, será “lo antes posible”. De producirse sería la primera de carácter bilateral de un jefe del Ejecutivo español en 31 años.