La trata de refugiados mueve ya 1.000 millones y entra en el top de las mafias


  • La Camorra, Costa Nostra y 'Ndrangheta, los clanes más poderosos de Italia, han ganado cientos de millones de euros en 2015 gracias al alojamiento y manutención de refugiados.

  • Con un auge impresionante, esta modalidad delictiva ya se encuentra entre las seis actividades del crimen organizado que más recauda en el planeta. Éstas son:

Los refugiados, el nuevo objeto codiciado por las mafias.

Los refugiados, el nuevo objeto codiciado por las mafias.

La voz de alarma la dieron hace escasas semanas las autoridades policiales de Sicilia,Italia. Un nuevo sindicato del crimen ha irrumpido con fuerza en el sur del país, dispuesto a disputar el control clandestino de los refugiados nada menos que a la todopoderosa 'Cosa Nostra'.

Una nueva 'famiglia' quiere introducirse en el colosal negocio delictivo que ya vienen administrando nada menos que la Camorra, Costa Nostra y 'Ndrangheta, las bandas criminales más reputadas que han llevado a Italia a la cima de las mafias europeas. 

La inmigración en el país trasalpino está totalmente fuera de control. En lo que va de año ha subido un 90%. Sicilia es uno de los destinos preferidos de los inmigrantes. En ese contexto, lucrar con la desesperación de los refugiados se ha tornado en una de las vías hegemónicas de las mafias. 

Los clanes han obtenido réditos estratosféricos en materia de administración de albergues para refugiados, alojamiento, medicinas y manutención de los mismos en 2015. Han llegado a recaudar el pasado año casi 1.000 millones de euros en estos conceptos, según Libera, una organización antimafia muy conocida en Italia. 

En el entramado de corrupción, los tentáculos llegan hasta las ramificaciones del propio Estado italiano. La Justicia investiga en estos momentos la conexión entre las mafias italianas y funcionarios que otorgaron los contratos a proveedores externos de servicios para los inmigrantes. Sobornos y corrupción asoman como eslabones ineludibles en una cadena que tiene a la crisis de refugiados como foco de la escena. Los inmigrantes subsaharianos que arriban cada día en balsas y pateras desde las costas africanas se convierten en los objetivos más preciados de los mafiosos.

Hoy, el negocio delictivo que lucra con los refugiados comienza a hacerle sombra a las otras cinco actividades del crimen organizado que más han recaudado dinero en el planeta en 2015. Estas son:

Narcotráfico

Este negocio delictivo ha movido cerca de 300.000 millones de euros en 2015. Sigue siendo el más rentable, de manera ilícita, en el mundo. La producción se concentra en los países en desarrollo y tiene como principal destino los mercados de altos ingresos, principalmente Estados Unidos y los países de la Unión Europea.

Falsificación

Se estima que el comercio de productos falsificados alcanza los 250.000 millones de euros al año. La Organización Mundial de Aduanas estima que estos productos conforman entre el 5% y el 7% del comercio global. En el mercado de la falsificación, el producto falsificado que más preocupa, y que se encuentra en la cima, es el de los medicamentos.

Tráfico humano

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que las ganancias privadas de este comercio ilegal ha sido de 130.000 millones de euros en 2015. Según la OIT, el 70% de esta cifra se debe a uno de los pilares del tráfico de personas: la explotación sexual. El monto restante obedece a la explotación económica de personas, e incluye el trabajo doméstico, agrícola, construcción e industria, entre los principales rubros.

Tráfico ilegal de petróleo

Esta actividad ilegal impulsada por el crimen organizado, se estima que ha recaudado 10.800 millones de euros en 2015. Su importancia para el financiamiento del autodenominado Estado Islámico, al que aportaría hasta 500 millones anuales, se ha constituido en un ingreso indispensable para su campaña militar.

Tráfico de vida salvaje

Es el quinto negocio mafioso más importante del mundo. Su valor global se estima que ha ascendido a 10.000 millones de euros en 2015. Los más codiciados para el tráfico son los elefantes, rinocerontes y tigres, valiosos por el marfil, los cuernos o la piel. El tráfico solo de estos productos entre Africa y Asia produce unos 75 millones de dólares anuales. Según el Fondo Mundial de la Naturaleza, los traficantes comercian anualmente unas 100 millones de toneladas de pescados, un millón y medio de pájaros, y 440.000 toneladas de plantas medicinales, entre otros sectores.