CRISIS EN EL PSOE Estos son los 17 miembros de la Ejecutiva del PSOE que han presentado su dimisión

El taxista liberado en Marruecos recibe un caluroso recibimiento en Ceuta

  • Ceuta, 24 feb (EFE).- Abdeselam Ahmed Laarbi, el taxista de Ceuta que permanecía detenido en Marruecos desde finales de enero como consecuencia de un error informático, ha recibido esta tarde un caluroso recibimiento a su llegada a la ciudad.

Marruecos libera al taxista ceutí detenido por un error informático

Marruecos libera al taxista ceutí detenido por un error informático

Ceuta, 24 feb (EFE).- Abdeselam Ahmed Laarbi, el taxista de Ceuta que permanecía detenido en Marruecos desde finales de enero como consecuencia de un error informático, ha recibido esta tarde un caluroso recibimiento a su llegada a la ciudad.

El taxista ha cruzado a primera hora de la tarde el puesto fronterizo del Tarajal, donde le esperaban amigos y compañeros para darle muestras de su apoyo tras haber sido liberado en la noche de ayer.

El taxista, que estaba acompañado por su mujer, ha cruzado la frontera con la alegría de regresar a su ciudad natal, donde en los últimos días se habían intensificado las gestiones diplomáticas para su liberación.

El taxista estaba preso desde el 24 de enero ya que figuraba como propietario de un antiguo coche que se utilizó para cometer un delito y que no había sido dado de baja en el registro de la aduana.

El delegado del Gobierno en Ceuta, José Fernández Chacón, ha agradecido el "esfuerzo y la labor" desarrollada tanto por el cónsul en Rabat como el cónsul de Tetuán, Javier Jiménez Ugarte, a quienes ha felicitado.

En abril de 2008 el taxista ceutí decidió cambiar de coche y vendió su Wolkswagen Passat para adquirir un Mercedes.

El antiguo coche fue dado de baja el día 5 de abril, tal y como consta en los papeles expedidos por la Jefatura de Tráfico, y lo vendió el día 9 de ese mismo mes a un joven residente en el barrio del Príncipe de Ceuta.

Sin embargo, este vehículo no fue dado de baja en la frontera con Marruecos y por ello figuraba como el propietario del antiguo coche con el que se había burlado un control de la Gendarmería.