Moscú dispuesto a prolongar "pausa humanitaria" en Alepo "en la medida de lo posible"

RUS Moscú|

El presidente ruso, Vladimir Putin, aseguró este jueves que Rusia está dispuesto a "prolongar el cese de los bombardeos aéreos" sobre Alepo, segunda ciudad siria, "en la medida de lo posible".

"Dimos a conocer nuestra intención de prolongar en la medida de lo posible, en función de la situación real en el terreno, el cese de nuestros ataques aéreos", declaró el presidente ruso en una conferencia de prensa retransmitida por la televisión rusa luego de un encuentro sobre Siria con el presidente francés, François Hollande, y la canciller alemana, Angela Merkel, en Berlín.

"Estamos dispuestos a hacerlo hasta que constatemos una intensificación de las actividades de los grupos armados en Alepo", continuó el presidente ruso.

La "pausa humanitaria" debe permitir el jueves la evacuación de civiles y la retirada de los rebeldes de los barrios devastados por los bombardeos del este de Alepo.

Putin también dijo contar con Estados Unidos para que haga "todo lo que prometió hacer para que la llamada oposición moderada se separe de los terrotistas" del Frente Fateh al Sham (ex frente Al Nosra, brazo sirio de Al Qaida). Esto permitiría "que continuemos más lejos aún en nuestro trabajo común".

El ejército ruso anunció el miércoles que extendía a once horas la "pausa humanitaria" para permitir el jueves la evacuación de civiles y la retirada de los rebeldes de los barrios del este de Alepo.

Merkel y Hollande mostraron por su parte un optimismo prudente frente a las promesas rusas.

"Salimos de esta reunión con la impresión de que puede haber una prolongación de la tregua pero son el régimen sirio y Rusia que deben mostrarlo", dijo Hollande a la prensa.

"Lo que entendí es que él (por Putin) está dispuesto a ir más allá de las 8 horas anunciadas", agregó.

El portavoz del Kremlin había declarado también que el cese de los ataques aéreos rusos era un signo "de buena voluntad de los militares rusos", y aseguró que esta suspensión no estaba "de ninguna manera vinculada" a las críticas de Francia y de Alemania.

Alepo, segunda ciudad Siria, está dividida desde 2012 entre los barrios del este controlados por los rebeldes y los del oeste controlados por el régimen de Bashar al Asad.

Los 250.000 habitantes de los barrios rebeldes están sometidos desde el 22 de septiembre a intensos bombardeos aéreos de Damasco y de su aliado ruso.