Por qué no hubo 'sorpasso': La marca Pablo Iglesias ya resta más que suma


  • Juan José Domínguez analiza para lainformacion.com qué ocurrió para que Unidos Podemos no lograra superar al PSOE.

  • Influyeron cinco factores que provocaron que la confluencia Unidos Podemos perdiera 1.100.000 votos.

Pablo Iglesias resta importancia a las tensiones internas en Galicia y dice que la dirección estatal no intervendrá

Pablo Iglesias resta importancia a las tensiones internas en Galicia y dice que la dirección estatal no intervendrá MADRID /SANTIAGO DE COMPOSTELA | EUROPA PRESS

Juan José Domínguez es uno de los politólogos más buscados en los últimos días. Ha recibido críticas y solicitudes de entrevista a partes iguales. Todo porque hizo la radiografía más acertada de los que iba a suceder el 26J:

Domínguez explicó a lainformacion.com cómo realiza sus estimaciones. Primero aplica un modelo matemático (secreto, ahí radica la clave de su éxito) y luego realiza el sondeo propiamente dicho. Es básico, por tanto, realizar una buena muestra, más si cabe en un periodo donde el electorado es más volátil que nunca.

Para este politólogo afincado en Navarra estas han sido las cinco circunstancias que han impedido el 'sorpasso' de Unidos Podemos al PSOE:

1. Los abstencionistas crónicos

Se trata de ciudadanos que pasan largos periodos de tiempo sin votar. Puedes estar 3 ó 4 legislaturas sin hacerlo. Hay que diferenciarlos de los coyunturales, que votan de vez en cuando, por ejemplo, cuando hay generales donde hay más en juego en en unas europeas. 

Unidos Podemos movilizó a una parte de estos abstencionistas crónicos el 20D, que sí acudieron a votar por tratarse de un hecho excepcional: la irrupción de un nuevo partido que amenazaba el bipartidismo. Sin embargo, no pudieron hacerlo el 26J. 

En torno a 230.000 personas que votaron a Podemos el 20D no fueron al colegio electoral el 26J.

2. Trasvase de Podemos al PSOE

Hubo también un buen número de votantes que votaron a Podemos el 20D y que el 26J decidieron votar al PSOE. La cifra: en torno a 300.000 personas. ¿Por qué cambiaron su voto? Es difícil saberlo, aunque todo indica a que las formas de Pablo Iglesias no les gustaron.

La pregunta lógica que surge es por qué el PSOE no se disparó en voto con este trasvase. Domínguez explica que ha influido lo que en teoría política se llama "la indefensión aprendida". Es decir, votantes socialistas que, influidos por las estimaciones que se iban publicando y que indicaban mayoritariamente a un 'sorpasso', asumieron que su voto no iba a influir. Esa pérdida en el PSOE fue compensada por la llevada de votantes de Podemos.

3. La coalición con Izquierda Unida ha sido un duro lastre

Los votantes más fieles de IU no han votado a Unidos Podemos. Unos 400.000 de ellos no han apostado por la coalición. Se han ido a la abstención, a otros partidos y alguno al PSOE.

4. Una parte del voto joven ha abandonado a Podemos

Un destacado número de jóvenes que votaron a Podemos el 20D decidió no hacerlo el 26J. Se fueron a la abstención, es decir, se quedaron en casa. Son 200.000 personas.

5. La marca Pablo Iglesias no sumó a los indecisos

Pablo Iglesias no supo atraer a los indecisos. Estos votantes valorar más la marca que el peso de las siglas y algunas declaraciones del candidato de Unidos Podemos alejaron a este tipo de votantes. Por ejemplo, su alabanza a Zapatero como el mejor presidente de la democracia.

Juan José Domínguez, por cierto, ha vuelto a hacer su propia estimación. Esto es lo que ocurriría si hubiera elecciones a día de hoy: