Viernes, 15.12.2017 - 11:16 h

La Cámara Sepulcral de Toya acoge la recreación del entierro de un príncipe íbero

La Cámara Sepulcral de Toya acoge la recreación del entierro de un príncipe íbero

Esta actividad, desarrollada entre el centro de visitantes y la propia cámara, se enmarca en el programa cultural 'Escápate al Tiempo de los Íberos' que impulsan la Diputación y la Junta de Andalucía y que se desarrollará hasta el próximo mes de enero en los distintos enclaves que forman parte del producto turístico Viaje al Tiempo de los Íberos.

"Se trata de mostrar nuestro patrimonio íbero en su mejor versión, a través de una representación teatral en la que un grupo de actores y actrices representan la vida de los íberos en la necrópolis", ha manifestado en una nota la alcaldesa, Ana Dolores Rubia, que asistió a esta actividad junto al vicepresidente segundo y diputado de Promoción y Turismo, Manuel Fernández.

Rubia ha insistido, además, en la necesidad de "seguir creando y fomentando productos como el plan Viaje al tiempo de los íberos porque "ayuda a promocionar conjuntamente el legado que nos dejaron nuestros antepasados y que ahora forma parte de nuestra historia".

En esta línea, ha recordado que el pasado mes de octubre se llevó a cabo 'La noche de los candiles', que se desarrolló con "éxito de público". La actividad enmarcada en este producto turístico consistió en una visita nocturna al centro de interpretación de las tumbas principescas de Toya y de Hornos, en Peal de Becerro, con la ayuda de la luz de candiles y velas que se distribuyeron por este espacio.

La visita a las tumbas principescas de Toya y Hornos también está incluida en la iniciativa bautizada como Gypi, un bono turístico cultural lanzado por la Asociación de Desarrollo Rural de la Sierra de Cazorla que oferta de forma conjunta y estructurada los diferentes centros de interpretación y museos, con una bonificación en el precio de adquisición de más del 35 por ciento.

La necrópolis de Toya es una de las construcciones más singulares de la cultura ibera en la Península Ibérica. Destaca por su perfecto estado de conservación, pero también por el monumento considerado por muchos arqueólogos como la primera gran obra arquitectónica proyectada de la Península Ibérica.

Se trata de una cámara sepulcral subterránea construida con grandes piedras labradas en el lugar. Su descubrimiento data de comienzos del siglo XX. Se construyó en la cima de un cerro, a unos pocos kilómetros del pueblo. El interior es un recinto de tres naves, las laterales a su vez divididas en dos, hecho de sillares labrados para que encajaran perfectamente unos sobre otros. El techo se cerró también con losas de piedra.

La cámara fue levantada para guardar las cenizas de un personaje importante y de personas relacionadas con él, posiblemente un príncipe íbero, dado el costoso y alto nivel de ejecución. Las urnas y las ofrendas eran depositadas en los nichos y en las repisas de las diversas estancias, las laterales accesibles desde la central mediante un arco hecho con dos sillares superiores trabajados e curva.

Fue en 1908 cuando un campesino que estaba arando encontró la entrada la tumba enterrada en el montículo llamado Cerro de la Horca. Rápidamente él y su familia fueron sacando las vasijas, monedas y otros restos que vendieron a bajo precio en Peal de Becerro y Granada.

De ahí la dispersión considerable que se produjo con el paso de los años, fundamentalmente por colecciones particulares de Granada y Madrid, parte de las cuales engrosan lo que hay expuesto en el Museo Arqueológico de Granada y sobre todo en el Museo Arqueológico Nacional. En 1918 fue declarada Monumento Artístico Histórico y desde entonces se ha trabajado, por la puesta en valor de este yacimiento único.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios