Martes, 24.10.2017 - 06:05 h

No todo es Halloween: el Tenorio se representa en los escenarios de toda España

El manuscrito del drama que escribiera José Zorrilla en 1844 y que se representa en estas fechas porque su escena final transcurre el día de Todos los Santos, se conserva en la RAE.

Muchos eruditos y críticos ponen en cuestión la calidad literaria de las andanzas y amoríos de don Juan y doña Inés, pero nadie dura de que es "nuestra obra más popular". 

Manuscrito original del tenorio y plumas y laureada del autor del drama: José Zorrilla
Manuscrito original del tenorio y plumas y laureada del autor del drama: José Zorrilla

"¿No es cierto, ángel de amor, que en esta apartada orilla más pura la luna brilla y se respira mejor? Esta aura que vaga, llena de los sencillos olores de las campesinas flores que brota esa orilla amena; esa agua limpia y serena que atraviesa sin temor la barca del pescador que espera cantando el día, ¿no es cierto, paloma mía, que están respirando amor?"

Como ya ocurría en vida de su autor, la tradición se renueva cada mes de noviembre. Don Juan Tenorio, el más popular de los dramas del escritor y académico José Zorrilla (Valladolid, 1817 - Madrid, 1893) sigue reponiéndose en numerosas ciudades españolas y americanas —en México, sobre todo— en las fechas próximas a la festividad de Todos los Santos. El manuscrito de la obra, y otros objetos personales del escritor, están bajo la custodia de la biblioteca y el archivo de la RAE.

En 2016, los versos de Don Juan recorren otra vez España de norte a sur: pueden oírse el mismo día, y con distintos acentos, en un escenario sevillano (Colegio Santa Ana) y en un teatro coruñés (Colón). En Madrid, además de la conocida representación al aire libre que se hace en el recinto del Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares, se ha estrenado en un teatro de la Gran Vía el musical Don Juan, "con un libreto que respeta casi el cien por cien del texto de Zorrilla", según sus adaptadores, y partitura del compositor mexicano Antonio Calvo.

Pero, ¿porqué el personaje de Zorrilla nos suele visitar sin falta en los escenarios españoles cada primero de noviembre? Muy sencillo, porque el acto final de la obra tiene lugar en la noche de Todos los Santos.Se estrenó en 1844 con poco éxito

El Tenorio se subió por primera vez a las tablas en Madrid, y con escaso éxito inicial, el 28 de marzo de 1844. El autor lo escribió por encargo en una veintena de días.

Zorrilla entregó el original el 21 de febrero y "vendió definitivamente los derechos de impresión y puesta en escena del Tenorio al editor Manuel Delgado por cuatro mil doscientos reales de vellón [...], en una de las transacciones comerciales más lamentadas de toda la historia literaria española", escribe Luis Fernández Cifuentes en la edición publicada por la Biblioteca Clásica de la RAE.

En sus memorias, Recuerdos del tiempo viejo, el propio Zorrilla —que nunca anduvo sobrado de dinero— alude reiteradamente a este revés económico, fruto de la necesidad y de una imprecisa legislación sobre derechos de autor: "Mantengo con él [Don Juan], en la primera quincena de noviembre, a todas las compañías de verso en España. Don Juan Tenorio, que produce miles de duros y seis días de diversión anual a toda España y las Américas españolas, no me produce a mí ni un solo real", concluye con resignación.Zorrilla se distanció de su criatura literaria

Con el paso del tiempo, Zorrilla puso cierta distancia con su criatura literaria, que también originó división de opiniones entre colegas y estudiosos. No obstante, aún desde la autocrítica, José Zorrilla siempre mantuvo su estima hacia una obra que, "tal como está, tiene condiciones para merecer el favor del que goza". Nunca pasaba de moda: "Don Juan no me deja ni envejecer ni morir; Don Juan me centuplica anualmente la popularidad y el cariño que por él me tiene el pueblo español".

El dilema ha continuado hasta hoy. Como recuerda Luis Fernández Cifuentes en el prólogo de la mencionada edición de la BCRAE, el Tenorio "se convirtió a la vez en objeto de un culto masivo y de polémicas minoritarias, entre intelectuales que disentían sobre su valor y especulaban sobre las razones de su éxito o los secretos de su perdurabilidad". En palabras del académico Gonzalo Torrente Ballester, el Tenorio es "la más discutida, quizá, de las obras teatrales modernas, la más alabada y denostada, pero la única verdaderamente popular". Zorrilla y la Real Academia Española

José Zorrilla, que ya había sido elegido miembro de la RAE en 1849, no ingresó en la institución hasta 1885, tras concurrir a la plaza por segunda vez. Y lo hizo con un texto, un discurso poético, escrito íntegramente en verso, publicado en 2014 dentro de la colección de discursos académicos aparecida con motivo de la conmemoración del III Centenario de la corporación.El manuscrito del «Tenorio», obra de Zorrilla representada estos días en toda España, se conserva en la RAE. https://t.co/ZcyR0c64G4 pic.twitter.com/cG9eL7zY7W— RAE (@RAEinforma) 31 de octubre de 2016

El manuscrito de Don Juan Tenorio, conservado en la RAE con una dedicatoria dirigida al entonces bibliotecario, Aureliano Fernández-Guerra, también ha sido objeto de una edición facsimilar por parte de la RAE. La corporación ha incluido asimismo la obra entre los ciento once títulos de su Biblioteca Clásica. 

En el archivo de la Academia se custodian asimismo la corona laureada recibida por Zorrilla en Granada en 1889, dos plumas y un escritorio portátil de taracea.

Y es que don Juan Tenorio es tan popular que hasta el maestro del surrealismo, Salvador Dalí, realizó en 1950 varios bocetos para llevar a cabo su particular escenografía de la obra de José Zorrilla.La colección del Museo conserva un conjunto de 18 bocetos de #Dalí para la puesta en escena de la obra "Don Juan Tenorio", de José Zorrilla pic.twitter.com/O8NIbe0OMd— Museo Reina Sofía (@museoreinasofia) 1 de noviembre de 2016

"¿No es cierto, ángel de amor, que en esta apartada orilla más pura la luna brilla y se respira mejor? Esta aura que vaga, llena de los sencillos olores de las campesinas flores que brota esa orilla amena; esa agua limpia y serena que atraviesa sin temor la barca del pescador que espera cantando el día, ¿no es cierto, paloma mía, que están respirando amor?"

Como ya ocurría en vida de su autor, la tradición se renueva cada mes de noviembre. Don Juan Tenorio, el más popular de los dramas del escritor y académico José Zorrilla (Valladolid, 1817 - Madrid, 1893) sigue reponiéndose en numerosas ciudades españolas y americanas —en México, sobre todo— en las fechas próximas a la festividad de Todos los Santos. El manuscrito de la obra, y otros objetos personales del escritor, están bajo la custodia de la biblioteca y el archivo de la RAE.

En 2016, los versos de Don Juan recorren otra vez España de norte a sur: pueden oírse el mismo día, y con distintos acentos, en un escenario sevillano (Colegio Santa Ana) y en un teatro coruñés (Colón). En Madrid, además de la conocida representación al aire libre que se hace en el recinto del Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares, se ha estrenado en un teatro de la Gran Vía el musical Don Juan, "con un libreto que respeta casi el cien por cien del texto de Zorrilla", según sus adaptadores, y partitura del compositor mexicano Antonio Calvo.

Pero, ¿porqué el personaje de Zorrilla nos suele visitar sin falta en los escenarios españoles cada primero de noviembre? Muy sencillo, porque el acto final de la obra tiene lugar en la noche de Todos los Santos.Se estrenó en 1844 con poco éxito

El Tenorio se subió por primera vez a las tablas en Madrid, y con escaso éxito inicial, el 28 de marzo de 1844. El autor lo escribió por encargo en una veintena de días.

Zorrilla entregó el original el 21 de febrero y "vendió definitivamente los derechos de impresión y puesta en escena del Tenorio al editor Manuel Delgado por cuatro mil doscientos reales de vellón [...], en una de las transacciones comerciales más lamentadas de toda la historia literaria española", escribe Luis Fernández Cifuentes en la edición publicada por la Biblioteca Clásica de la RAE.

En sus memorias, Recuerdos del tiempo viejo, el propio Zorrilla —que nunca anduvo sobrado de dinero— alude reiteradamente a este revés económico, fruto de la necesidad y de una imprecisa legislación sobre derechos de autor: "Mantengo con él [Don Juan], en la primera quincena de noviembre, a todas las compañías de verso en España. Don Juan Tenorio, que produce miles de duros y seis días de diversión anual a toda España y las Américas españolas, no me produce a mí ni un solo real", concluye con resignación.Zorrilla se distanció de su criatura literaria

Con el paso del tiempo, Zorrilla puso cierta distancia con su criatura literaria, que también originó división de opiniones entre colegas y estudiosos. No obstante, aún desde la autocrítica, José Zorrilla siempre mantuvo su estima hacia una obra que, "tal como está, tiene condiciones para merecer el favor del que goza". Nunca pasaba de moda: "Don Juan no me deja ni envejecer ni morir; Don Juan me centuplica anualmente la popularidad y el cariño que por él me tiene el pueblo español".

El dilema ha continuado hasta hoy. Como recuerda Luis Fernández Cifuentes en el prólogo de la mencionada edición de la BCRAE, el Tenorio "se convirtió a la vez en objeto de un culto masivo y de polémicas minoritarias, entre intelectuales que disentían sobre su valor y especulaban sobre las razones de su éxito o los secretos de su perdurabilidad". En palabras del académico Gonzalo Torrente Ballester, el Tenorio es "la más discutida, quizá, de las obras teatrales modernas, la más alabada y denostada, pero la única verdaderamente popular". Zorrilla y la Real Academia Española

José Zorrilla, que ya había sido elegido miembro de la RAE en 1849, no ingresó en la institución hasta 1885, tras concurrir a la plaza por segunda vez. Y lo hizo con un texto, un discurso poético, escrito íntegramente en verso, publicado en 2014 dentro de la colección de discursos académicos aparecida con motivo de la conmemoración del III Centenario de la corporación.El manuscrito del «Tenorio», obra de Zorrilla representada estos días en toda España, se conserva en la RAE. https://t.co/ZcyR0c64G4 pic.twitter.com/cG9eL7zY7W— RAE (@RAEinforma) 31 de octubre de 2016

El manuscrito de Don Juan Tenorio, conservado en la RAE con una dedicatoria dirigida al entonces bibliotecario, Aureliano Fernández-Guerra, también ha sido objeto de una edición facsimilar por parte de la RAE. La corporación ha incluido asimismo la obra entre los ciento once títulos de su Biblioteca Clásica. 

En el archivo de la Academia se custodian asimismo la corona laureada recibida por Zorrilla en Granada en 1889, dos plumas y un escritorio portátil de taracea.

Y es que don Juan Tenorio es tan popular que hasta el maestro del surrealismo, Salvador Dalí, realizó en 1950 varios bocetos para llevar a cabo su particular escenografía de la obra de José Zorrilla.La colección del Museo conserva un conjunto de 18 bocetos de #Dalí para la puesta en escena de la obra "Don Juan Tenorio", de José Zorrilla pic.twitter.com/O8NIbe0OMd— Museo Reina Sofía (@museoreinasofia) 1 de noviembre de 2016

Ahora en portada

Comentarios