Martes, 18.02.2020 - 10:53 h

Carmen Reviriego da claves del mercado del arte en "El laberinto del arte"

El mundo del arte es atractivo pero intimidante y dar a entender sus claves es uno de los objetivos de Carmen Reviriego, quien en "El laberinto del arte" hace un recorrido por el mercado del arte, su funcionamiento, sus reglas y sus principales figuras.

Madrid, 17 mar.- El mundo del arte es atractivo pero intimidante y dar a entender sus claves es uno de los objetivos de Carmen Reviriego, quien en "El laberinto del arte" hace un recorrido por el mercado del arte, su funcionamiento, sus reglas y sus principales figuras.

Publicada por Paidós, se trata de "una obra coral", según su autora, ya que cuenta con la colaboración de destacadas figuras relacionadas con el mundo del arte desde diferentes vertientes.

Carmen Reviriego es presidente de Wealth Advisory Services, primera firma española especializada en proveer de servicios no financieros a personas con grandes patrimonios, y ha publicado también el libro "La suerte de dar".

La autora considera en la introducción que en los últimos años el arte se ha mostrado como un "valor" sólido, tangible, "con un valor real y con un gran potencial de revalorización, que se ha comportado en los momentos de mayor inestabilidad financiera como un valor estable y ajeno a los vaivenes bursátiles, como una alternativa acertada y rentable para preservar e incrementar el patrimonio".

En este paseo por el mercado del arte, Carmen Reviriego propone una visión amplia del mismo, así como de sus principales figuras, y ofrece las claves sobre cómo hacer una colección de arte, el valor de las obras, su conservación y seguros y estudia el por qué el arte es una buena inversión.

El libro finaliza con un apartado dedicado a los protagonistas del mercado del arte, con entrevistas a coleccionistas como Eduardo Constantini, Patricia Phelps de Cisneros o Carmen Thyssen; a artistas como Cristina Iglesias o a directores de ferias como Marc Spiegler, responsable de Art Basel Miami y Hong Kong.

En el prólogo, Simón de Pury, fundador de la casa de subastas Phillips de Pury, asegura que la incertidumbre de los mercados financieros ha hecho que el del arte aparezca como una alternativa viable para realizar inversiones, lo cual atrae a nuevos actores a ese ámbito.

Bienales, ferias de arte y antigüedades y subastas proliferan, y los coleccionistas más importantes "están construyendo sus propias instituciones, que compiten con los museos y las galerías públicas existentes".

En cuanto a la globalización del mercado del arte, Carmen Reviriego recuerda que en 2013 se realizaron transacciones por valor de 43 billones de euros anuales.

Más de la mitad de estas ventas se fueron a través de subastas, seguidas de las galerías y ferias internacionales, y son Estados Unidos, Reino Unido y China los países donde más transacciones artísticas se realizan, sumando el 85 % del volumen total del mercado, además del mayor número por un valor superior a 50.000 euros.

En este panorama, señala la autora, el mercado español se encuentra en la zona media de la jerarquía europea, con unas características concretas.

"Mientras que en el mercado internacional los inversores acudían al arte como activo de valor tangible a largo plazo, los coleccionistas españoles no demostraron esta confianza en el arte como un refugio seguro para diversificar el riesgo".

Debido a ello, "el efecto de la depresión económica en las transacciones de arte ha sido mucho mayor en España que en otros países de su entorno".

"España se configura principalmente como un mercado de obras de precio medio-bajo", aunque tiene un número relativamente elevado de habitantes con rentas altas.

Esto indica que un importante número de coleccionistas de arte españoles adquieren sus obras en el extranjero y que el número de coleccionistas es mucho menor, comparado con otros mercados con similares niveles de riqueza".

El contexto histórico-político anterior a 1975, la ausencia del arte en los programas educativos y la insuficiencia de medidas públicas de apoyo y estímulo, han contribuido a crear este contexto.

En lo que respecta al mercado del arte en Latinoamérica, es "muy cosmopolita, muy abierto al mundo" como lo demuestra que el 50 % de las obras de arte de artistas latinoamericanos vendidas en Nueva York fueron adquiridas por compradores no latinoamericanos, recuerda Carmen Reviriego, que acerca al lector a un sector que, gracias al dinamismo de Estados Unidos, está dejando atrás la crisis.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING