Jueves, 09.04.2020 - 12:35 h

La zarzuela vuelve hoy a Nueva York con "La Dolorosa"

La zarzuela vuelve hoy brevemente a Nueva York con una representación de La Dolorosa, una obra que pese a sus casi 80 años sigue siendo muy actual y plantea de nuevo el tema de la mujer maltratada en este Día Internacional de la Mujer.

Nueva York, 8 mar.- La zarzuela vuelve hoy brevemente a Nueva York con una representación de La Dolorosa, una obra que pese a sus casi 80 años sigue siendo muy actual y plantea de nuevo el tema de la mujer maltratada en este Día Internacional de la Mujer.

La representación, de la mano de la compañía logroñesa RiojaLírica en asociación con una productora neoyorquina con la que sus responsables han trabajado en el pasado en varios proyectos, tiene lugar en la antigua catedral de St.Patrick's, en el corazón de Little Italy, en el Bajo Manhattan.

La obra del maestro José Serrano "tiene una temática muy actual" y se centra en el personaje de Dolores, una mujer abandonada con un bebé a cargo, "que no tiene esperanza pero consigue salir adelante", explica a Efe Antón Armendáriz, responsable de la compañía logroñesa.

Esta zarzuela transcurre en un monasterio, de forma que esta producción se adapta a su representación en iglesias (por ejemplo, se ha realizado en la catedral de Santo Domingo de la Calzada) y encaja por ello perfectamente en este templo neoyorquino.

Para facilitar su entendimiento para el público estadounidense, los diálogos de la obra se han traducido al inglés -aunque con algunas palabras y exclamaciones en español- y se le han quitado algunos elementos cómicos típicos de las zarzuelas para destacar más su esencia dramática.

En cambio, los solos y duetos cantados se mantienen en español. La música de Serrano "es maravillosa", muy en el estilo de las óperas de Puccini, explica Armendáriz.

A falta de espacio para la orquesta, un piano de cola y el propio órgano de la iglesia aportan la música necesaria.

La representación busca implicar al público con numerosas escenas en los pasillos laterales y centrales de la iglesia, aunque en el altar es donde tienen lugar los momentos principales y los dúos dramáticos.

El reparto está formado por cantantes de las dos compañías, y el papel de Dolores está interpretado por la soprano Ashley Bell, mientras que Nicasia corre a cargo de la soprano donostiarra Amaya Arberas, quien ya trabajó con RiojaLírica en La Rioja antes de asentarse en Nueva York.

Los puertorriqueños José Daniel Mojica y Elián Ramos interpretan respectivamente al hermano Rafael y al prior, mientras que el propio Armendáriz es Nicasio.

Para el futuro, Armendáriz espera traer a Estados Unidos, a finales de este año o el próximo, "El Barberillo de Lavapiés", una obra de la que destaca que tiene "un texto muy político y una música muy española, pero sin caer en el tópico".

Armendáriz cree que la zarzuela puede llegar a tener su sitio en Estados Unidos, pero siempre que se la presente fuera de los tópicos folclóricos y se adecúen las producciones al siglo XXI, ya que sigue habiendo representaciones que parecen haber sido sacadas de hace casi un siglo.

"A la zarzuela se le ha tratado muy mal en España", añade, y considera "muy triste" que solo haya un Teatro de la Zarzuela, el de Madrid.

Recuerda que compositores como Bretón, Barbieri y Gaztambide son "igual de buenos" que Verdi, Donizetti y Rossini, si bien "el estilo es diferente".

La zarzuela "se puede hacer de otra manera", insiste Armendáriz, quien explica que en "La Dolorosa" algunos personajes suelen aparecer vestidos de baturros, mientras que él apuesta por adaptar las producciones a la época actual.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING