La venezolana cede a Wes Gordon la dirección creativa

Carolina Herrera dice adiós a su firma con un desfile en Nueva York

Desde hace 37 años deleita con sus modelos para una mujer elegante, culta, sobria y cosmopolita.

Carolina Herrera

Han pasado 37 años desde que una mujer de la alta sociedad venezolana con la vida prácticamente resuelta decidió ponerse el mundo por montera y convertirse en diseñadora de moda. Pero no en una cualquiera, sino en una de las más grandes de la historia. Carolina Herrera lleva desde entonces deleitándonos con sus propuestas para una mujer elegante, culta, sobria y cosmopolita. Pero todo llega a su fin y ahora la diseñadora ha decidido dar un paso atrás para disfrutar de una merecida semi jubilación. Y para decir adiós a una etapa dorada, ningún lugar más idóneo que su adorada Nueva York.

Para su último desfile, Carolina Herrera volvió a poner a la camisa blanca como gran prenda para la próxima temporada, combinada con faldas vaporosas y pantalones fluidos. una propuesta elegante y cómoda. No obstante, hizo gala de una profusión de colores pocas veces vista en la casa, sobre todo en los vestidos, que combinaron colores como el agua marina, el rosa, el naranja o el yellow total look. Un desfile de 10 para cerrar una etapa inolvidable.

Carolina Herrera
 

Este año la pasarela neoyorkina vive su mayor crisis desde hace años debido a la “fuga” de grandes firmas que se ha producido. DelPozo, Victoria Beckham, Alexander Wang y Marchesa, la última en caerse, pero por otros motivos (la firma está salpicada por los escándalos sexuales del productor Harvey Weinstein) han dado la espalda a Nueva York para presentar sus colecciones de otoño invierno 2018. No obstante, la semana de la moda por excelencia tiene uno de los principales reclamos de todas las pasarelas que veremos en estos meses, pues la ciudad de los rascacielos ha sido el lugar elegido para que Carolina Herrera se despida de su público.

Sacó del fondo de armario la camisa blanca

La cita, que se celebrará en el principal museo de la ciudad, el MOMA, servirá para poner punto y seguido a una de las carreras más prolíficas del mundo de la moda. Carolina Herrera pasará a la historia por sacar a la camisa blanca de nuestro fondo de armario para convertirla en la protagonista absoluta de nuestros looks (que se lo digan a la Reina Letizia, que atesora numerosas de la firma).

Pero no solo la camisa blanca. Las perlas, los trajes sastre compuestos por faldas lápiz y blazers exquisitas, los bolsos shopper y las pamelas han sido los estandartes de una forma de entender la moda desde la más pura elegancia y sobriedad. Porque para Herrera la sensualidad no estaba en enseñar, sino en todo lo contrario, aunque por ello se tachara su firma como pija y elitista.

Su éxito es incuestionable, ya que ha sido una de las firmas de alta costura más importantes de los últimos 30 años y una de las que más devotas ha encontrado en el star system y en la realeza, mundos que pueden parecer opuestos pero que Carolina Herrera ha unido a través de la ropa. Como decíamos, nuestra soberana es fiel a sus diseños, tanto en vestidos como en abrigos, pantalones o chaquetas. Una pasión que Doña Letizia intenta inculcar a sus hijas, pues ya vimos a la Princesa Leonor lucir un total look de la línea infantil de la firma durante el pasado día de la Hispanidad.

Princesa Leonor
 

Nicole Kidman, Renée Zellweger, Amy Adams, Jessica Alba, Angelina Jolie, Oprah Winfrey y hasta la extravagante Lady Gaga son algunas de las que han caído rendidas a los diseños de la venezolana más neoyorkina de la historia. En 1981 estableció allí su cuartel general, ese que tanto le ha inspirado (Carolina Herrera New York ya se nos viene solo a la cabeza) y que ahora sirve para poner el broche de oro a 37 años de mieles.

Wes Gordon, el niño prodigio de la moda estadounidense

Pero que nadie se preocupe, Carolina Herrera deja su atelier en buenas manos. De hecho, en unas de las más alabadas por el mundo de la moda, pues se trata del diseñador estadounidense Wes Gordon, un joven de 31 años que ya es todo un veterano en esto de la alta costura. Hablamos del considerado niño prodigio de la moda americana, pues con su edad ya tiene su propia y exitosa firma y ha trabajado con algunos de los mejores, como Óscar de la Renta o Tom Ford.

Ya el pasado año Wes Gordon comenzó a trabajar con Carolina, que le nombró consultor creativo personal, preparando así la sucesión en una decisión que la venezolana ha tomado motu proprio, posicionando al joven por encima de sus hijas, que trabajan con ella. Así, a sus 79 años Carolina Herrera se dispone a convertirse en embajadora global de la marca, viajando por todo el mundo para darla (más) a conocer pero sin la presión creativa de antes. Un retiro dorado para la dama de la moda.

Ahora en Portada 

Comentarios