Viernes, 20.04.2018 - 18:03 h

El festival Summercase, beneficiado por la trama Gürtel

La promotora Sinnamon ha apagado su actividad musical, por lo que el Ayuntamiento ha rescindido el convenio que habían firmado por diez años.

Una vista del escenario principal del festival Summercase Madrid em 2008.
Una vista del escenario principal del festival Summercase Madrid em 2008.

El Ayuntamiento de Boadilla del Monte, lugar en el que se celebró el festival Summercase durante los años 2006, 2007 y 2008 cedió los terrenos a la promotora Sinnamon de manera gratuita.

En cambio, según denuncia el grupo de oposición Alternativa por Boadilla, en las ordenanzas municipales se establece una tasa de 5,25 euros por metro cuadrado para realizar este tipo de instalaciones en terrenos públicos.

Summercase instaló sus escenarios en 70.000 metros cuadrados del terreno de Viñas Viejas, a las afueras de Boadilla del Monte. Por ello, el promotor debería abonar esa tasa que, según este cálculo, sería de 367.500 euros por año. Se celebraron tres ediciones, por lo que el Ayuntamiento dejó de ingresar 1.102.500 euros en concepto de tasas.

En el año 2005, era alcalde de Boadilla del Monte Arturo González Panero, uno de los imputados en la trama Gürtel. En ese año, el Ayuntamiento de Boadilla firmó un convenio-marco de colaboración con la True Faith -empresa perteneciente al grupo Sinnamon- para celebrar el festival Summercase durante diez años, coincidiendo el inicio con el evento que se realizó en julio de 2006.

Incumplimiento de contrato

Pero el festival Summercase sólo se realizó durante los tres primeros años. Al llegar la cuarta edición, en 2009, la promotora anunció que debido a la crisis económica no se podía garantizar un evento de la calidad que deseaban, por lo que no se celebró, posponiendo el macroconcierto para 2010.

El Ayuntamiento de Boadilla rescindió en noviembre de 2009 el convenio-marco de colaboración por "incumplimiento por parte de True Faith". Es más, tuvo que anunciar esta rescisión en el Boletín de la Comunidad de Madrid, al no haber podido entregar una notificación en ninguno de los domicilios del promotor.

Summercase no se celebrará nunca más en Boadilla del Monte. Sinnamon, una empresa de Barcelona que llegó a gestionar varias salas de conciertos, realizar diferentes festivales en toda España (Creamfields Andalucía, Wintercase, Summercase en Barcelona y Madrid, Ola, Weekend Dance...) e incluso gestionar un sello discográfico que editaba en España, entre otros, el catálogo de la discográfica británica Rough Trade, ha desaparecido de la escena musical de este país. Aunque atienden al teléfono, no ha sido posible contactar con ningún responsable.

Fuentes del Ayuntamiento de Boadilla explican que aunque es cierto que esa tasa existe, la administración municipal que encabezaba Panero, firmó un acuerdo para facilitar los terrenos sin coste. Fuera esto legal o ilegal, fuera la tasa anulada o irrenunciable, el caso es que "fue a pleno y fue aprobado en el pleno municipal, con todos los parabienes", indican dichas fuentes.

Costes extras en seguridad

Si sucedió así es porque el Ayuntamiento tenía en cuenta la contraprestación publicitaria de realizar un festival como Summercase en su localidad. Durante las tres ediciones en las que se celebró fue una gran oportunidad como publicidad para Boadilla y también para el sector hostelero, explica el Ayuntamiento.

El convenio marco señalaba que la colaboración "no tendrá implicaciones presupuestarias" y que, cuando el desarrollo del acuerdo llevara aparejadas actuaciones que supongan implicaciones presupuestarias para el Ayuntamiento "será necesario concluir el correspondiente contrato".

La responsable del Área de Recursos Humanos del Ayuntamiento de Boadilla, según una nota interior a la que ha tenido acceso lainformacion.com, existe un coste de horas extras realizadas por policías y agentes civícos durante las ediciones de 2007 y 2008 del Summercase que ascienden a un total de 54.459,64 euros. Pero, según el convenio, el Ayuntamiento ponía a disposición las infraestructuras de seguridad (Policía Local), limpieza, emergencias con UVIs móviles y Protección Civil.

Como el resto de contratos firmados por Arturo González Panero, el que firmó con la empresa True Faith del Grupo Sinnamon forma parte de la instrucción del caso Gürtel.

Ahora en portada

Comentarios