Viernes, 13.12.2019 - 12:19 h

Estreno mágico para la Madama Butterfly de La Fura en la bahía de Sídney

La versión de Madama Butterfly de La Fura del Baus se estrenó hoy con una atronadora ovación por parte del público que disfrutó de la magia de la obra sobre un escenario flotante en la bahía de Sídney.

Rocío Otoya

Sídney (australia), 21 mar.- La versión de Madama Butterfly de La Fura del Baus se estrenó hoy con una atronadora ovación por parte del público que disfrutó de la magia de la obra sobre un escenario flotante en la bahía de Sídney.

Parte del público no logró contener las lágrimas de emoción al escuchar la dulce voz de la cantante Hiromi Omura, quien interpretó a la protagonista Cio-Cio san en el estreno.

Otros abuchearon en tono de sorna al malvado personaje B. F. Pinkerton, quien en esta ocasión fue encarnado por Georgy Vasiliev.

Un enorme escenario flotante al aire libre, de casi 1.300 metros cuadrados, fue erguido en la bahía de la ciudad australiana y supone uno de los principales atractivos de la puesta en escena, que cuenta con una colina de bambús para recrear el "paraíso perdido".

La tan esperada noche contó hasta con el beneplácito de la climatología que, tras varios días amenazando con una tormenta, se hizo cómplice para disfrutar de la versión de Madama Butterfly que entregó Ollé y su equipo de La Fura del Baus para Ópera Australia.

En su versión contemporánea, Ollé, según declaró a Efe, sitúa a la protagonista Cio-Cio san (Madama Butterfly) y a B. F. Pinkerton, quien ya no es el soldado estadounidense de Puccini sino un empresario que cree que "puede comprarlo todo", en una ciudad "que puede ser Sídney como cualquier otra", donde muchos hombres occidentales se casan con asiáticas.

Otro de los giros provocados por Ollé, es el cambio del monje budista en un mafioso japonés que "es un reaccionario y no acepta que su sobrina se case con un occidental", pero "por debajo del choque cultural están los sueños rotos de una chica romántica e inocente como cualquier chica".

La primera parte de la obra se desarrolla en el mundo de Cio-Cio san, un pequeño triángulo de tierra virgen, frente al mar, con el fondo de un bosque de bambú que representa "la madre naturaleza, lo virginal, lo exótico" y que tiene como fondo la Casa de la Ópera y la Bahía de Sídney.

Allí se casan Cio Cio san y Pinkerton en medio del estruendo de los fuegos artificiales que salen desde el agua, entre el escenario y la Casa de la Ópera, mientras que una inmensa luna llena artificial acompaña a la pareja en su primera noche de bodas.

Pero después ese paraíso se pierde porque Pinkerton y su proyecto inmobiliario arrasa con todo y el escenario pasa a ser un sombrío proyecto a medio construir y Cio-Cio san, despreciada por los suyos, comienza a aferrarse a la cultura estadounidense y a la modernidad, al mismo tiempo que se flagela mientras espera la llegada de su amado.

En esos momentos de desolación aparece un enorme sol artificial de doce metros, que simboliza el sol naciente de la bandera japonesa, cuando Cio-Cio cree que Pinkerton ha regresado y que su amor ha triunfado, para después cerrar con un trágico final.

Ollé, quien mientras hablaba con Efe no dejó de recibir felicitaciones personales de los asistentes que le decían "muy conmovedora", "fantástica", se mostró complacido con el estreno de esta obra "que cuando termina es muy potente".

"Hoy hubo un problema con el viento con lo cual se modificó la posición de las pantallas y el reflejo de las luces de las torres, pero son los gajes del trabajar al aire libre", apuntó el director catalán.

Ollé -quien en 2013 fue galardonado con el premio Helpmann a la dirección de ópera, el máximo reconocimiento australiano a las artes escénicas, por su versión de "Ballo in Maschera"- trabajó de forma muy cercana con su asistente Susana Gómez, así como con el encargado de la escenografía, Alfons Flores, y el diseñador del vestuario, Lluc Castells.

En esta puesta de Madama Butterfly, que tiene al director de orquesta Brian Castles-Onion, las cantantes Hiromi Omura y Hyeseoung Kwon, encarnarán de forma alternada a Cio-Cio san, mientras el papel de Pinkerton lo representarán Georgy Vasiliev y el español Andeka Gorrotxategi.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING